Publicado en Reflexiones en voz alta

DÉJENME DISENTIR

DÉJENME DISENTIR

No sé si recuerdan ustedes la historia de aquel rey de un país de cuento al que todo el mundo tenía que aplaudir en sus acciones aunque éstas fueran dignas de risa o de ignominia.

El rey en cuestión contrató a un sastre afamado y le dijo que le hiciera el traje mejor del mundo, el más suntuoso, el mejor. Un traje del que todo el mundo hablara.

El sastre, con más miedo que alma, y conociendo el afán de vanagloria de su majestad le hizo un traje “invisible”. Le dijo al rey que sería un traje muy especial porque sólo los inteligentes podían verlo, mientras que los tontos no lo podrían hacer. Cada día acudía el sastre a palacio y le tomaba medidas al rey a la vez que le comentaba lo hermoso que estaba quedando, la belleza de las telas y lo precioso de los bordados. El rey estaba atónito, veía cómo el sastre movía las manos, hacía el gesto de marcar de cortar, de coser…en el vacío. No había tijeras, ni telas, ni aguja…Pero sus majestad no se atrevía a decir nada, no quería aparecer como un tonto incapaz de ver tanta belleza.

Por fin, acabada la obra, el rey salió a lucir su traje. Toda la corte estaba a la expectativa. Cuál fue la sorpresa de los vasallos cuando vieron al rey aparecer llevando sólo unos calzoncillos. Miraban a su majestad con aquella facha pero, temerosos de disentir, aplaudían a rabiar comentando lo guapo que estaba. Fue un crío el que, al cabo de un buen rato, dijo en voz alta que el rey casi estaba en pelotas. Entonces estallaron todos en una carcajada sonora.

Les recuerdo este cuento para explicarles que da la sensación de que ahora, hagan lo que hagan algunos mandatarios, hay que aplaudir todo aunque uno disienta. Hace unos días, por ejemplo, en Madrid, una gran manifestación convocada por algunos eclesiásticos de peso, atacó al gobierno culpándole de las situaciones familiares terribles que parece que se viven en nuestro país. Por otra parte, proclamaban que sólo la familia tradicional tenía categoría moral. Todos aplaudían y hasta hubo quien se aprestó a los pocos días a decir que en un futuro, si su grupo llegaba al poder, harían un ministerio de la familia. Daba la sensación de que todo el que fuera cristiano debía aplaudir.

Pues miren, qué quieren que les diga, que yo soy cristiano y amo profundamente a la Iglesia y no me sumo al aplauso. Es evidente que en nuestro país (como en muchos países de Europa) la institución familiar está pasando un momento difícil, pero creo que hacer de esto una bandera contra un gobierno concreto (y me da igual el que sea) no es de recibo. El problema de la familia es propio de una sociedad capitalista donde se da más valor al dinero que a la dignidad de las personas.

Por otra parte, creo que estamos asistiendo a la irrupción de otros modos de familia que me parecen muy respetables. Cuando se condenan esos estilos familiares se corre el riesgo de condenar a personas concretas que, por su situación, ya han tenido que vivir exclusiones dolorosas: homosexuales, madres solteras, personas extranjeras con otra concepción familiar, divorciados que rehacen la vida con otro cónyuge, personas que conviven sin estar casadas, parejas de hecho…

En los países de otras latitudes, los misioneros y misioneras están habitualmente con otros modelos de familia, les tratan con un respeto extraordinario y nunca les condenan a la primera de cambio. Nadie se escandaliza por ello.

Estoy de acuerdo con que las familias viven una situación difícil en la actualidad, pero el tufillo que se respira tras estas manifestaciones no me acaba de gustar. Tampoco  me gusta que haya un intento por parte de algunos de hacer que ésa sea la única voz de la Iglesia. Por eso, déjenme disentir.

JOSAN MONTULL

Anuncios

Autor:

salesiano, cura, cinéfilo, me gusta remar a contracorriente y apostar a perder

Deja tu comentario y te responderé en cuanto pueda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s