Publicado en Reflexiones en voz alta

¿AÚN QUEDAN JÓVENES CRISTIANOS?

¿Aún quedan jóvenes cristianos?… ¿Aún quedan adultos cristianos?

Uno de los fenómenos a los que más estamos asistiendo con respecto a la identidad de los jóvenes es la lejanía creciente de los valores religiosos en su vida.

Es cierto, de un tiempo a esta parte, da la sensación de que temas relacionados con la fe, la religión, los sacramentos y las creencias aparecen en un lugar insignificante con respecto a los valores que mueven a los jóvenes.

Un 62 % de los jóvenes españoles afirma no asistir nunca o prácticamente nunca a la iglesia. Sólo un 7% cumple con el precepto dominical de ir a misa, un 5% acude a la iglesia una vez al mes y un menor número de jóvenes, un 2%, acude más de una vez a la semana. El porcentaje de jóvenes que dicen no rezar nunca es de casi el 60%.

La Iglesia es una institución muy poco valorada por ellos. Sólo un 3% de los jóvenes dicen que la Iglesia tiene cosas importantes que decir en el mundo.

Incluso un 69% de los jóvenes que se consideran católicos opinan que se puede vivir la fe individualmente. Una mayoría de jóvenes considera que la religión es un asunto privado que debe vivirse privadamente.

Hay un cierto repunte, no obstante, en la valoración de la Institución eclesial desde la llegada al pontificado del papa Francisco.

Así las cosas, los cristianos adultos deberíamos estar muy preocupados al constatar cómo hay un desencuentro entre la Iglesia de Jesús y los chavales que pululan en nuestra historia buscando encontrar una referencia para descubrirse y ser felices. Creo que esta constatación no debe llevarnos al desánimo sino a la reflexión y a la acción comprometida para el anuncio de Jesús.

Mi constatación es que tenemos hoy unos jóvenes buenos, afectuosos, cercanos y con un índice de participación en movimientos de voluntariado más que importante. No buscan hoy los chavales una apariencia religiosa a sus actos sino que actúan con una espontaneidad notable. Estos chavales, tan aparentemente alejados de la Iglesia, responden positivamente a las propuestas respetuosas de compromiso por los demás, son espontáneos, sinceros y no buscan dobleces en sus vidas. Su frescura resulta a veces hiriente pero, escarbando un poco, uno puede descubrir en ellos la bondad en su corazón.

Algo tendremos que hacer los cristianos, nos decimos, para que estos chavales, tan despistados en la vida como necesitados de Dios, encuentren en la comunidad cristiana un lugar donde sentirse a gusto.

Sin pretender ser exhaustivo, hay varios puntos que, a mi arecer, deberíamos tener en cuenta.

  • No tener miedo. Los jóvenes necesitan de cristianos que no les huyan, que les miren a los ojos con respeto y afecto.
  • Interesarse por lo que a ellos les interesa. No podemos pretender que a los jóvenes de este siglo XXI les llame la atención de lo que mueve nuestra vida si no manifestamos.
  • Manifestar abiertamente nuestra fe en Jesucristo, nuestras convicciones, y todo aquello que mueve nuestra vida. Hacer esto sin pretender que ellos se apunte al carro de nuestra historia. Desterrar cualquier intento de proselitismo y manifestar nuestra fe con nuestras palabras y con nuestra vida. Puede que los chavales estén vacunados ante tantas palabras pero siguen siendo extremadamente sensibles a los testimonios de las personas.
  • No tener ninguna prisa en el tema de las celebraciones. Todavía hay colectivos de cristianos que miden sus éxitos en la cantidad de gente que “va a misa” en ambiente determinados. La fe es otra cosa. Jesús hizo el bien a todos, incluso a los que no le siguieron. Por otra parte tendríamos que revisar el contenido y el estilo de nuestras celebraciones, en la mayoría de las ocasiones tienen un lenguaje ininteligible y unos ritos aburridos.
  • Amarles, amarles con todo el corazón. Sólo se puede anunciar el evangelio de Jesús cuando se quiere a la gente. Si algo es distintivo de los cristianos es el amor. Hay que amar de tal manera a los jóvenes que estos se sientan amados. Nada como sentirse amado consigue cambar tanto el corazón de las personas. Nuestros jóvenes no se deben sentir condenados por la Iglesia sino profundamente amados.

Estos chavales nuestros necesitan, en fin, de seguidores de Jesús de Nazaret que les testimonien con su vida que Cristo puede dar sentido a la existencia. Ellos, con sus formas y sus creencias, tan distintas de las nuestras, nos están urgiendo a una búsqueda de autenticidad y a crear comunidades cristianas en donde puedan sentirse acogidos y queridos.

Tal vez así, con la fe en Dios y con el amor por estandarte, podamos hacer que los chavales empiecen a mirar a la Iglesia de Jesús con ojos de benevolencia que aprecian los destellos de misericordia.

JOSAN MONTULL

Anuncios

Autor:

salesiano, cura, cinéfilo, me gusta remar a contracorriente y apostar a perder

Deja tu comentario y te responderé en cuanto pueda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s