CONVERSANDO CON JOSAN MONTULL (parte 2 de 2)

(2ª parte del Diálogo con el sacerdote José María Ferrer publicado en el semanal El Cruzado Aragonés. Diciembre de 2020) 1ª Parte aquí

4.- Seguimos con algo que dices y que subrayo. La esperanza cristiana es compromiso. A veces me pregunto si nuestra generación tendría mejor nota en voluntariado que en compromiso. Ayudar da menos miedo que comprometerse. Al compromiso le va lo de permanente y duradero y yo no sé si a nuestros tiempos, tan veloces y volubles, le va mucho esto. Ahora que tanto se habla de educar para el futuro, podría ser que sorprendentemente, haya que volver al pasado y enraizarla en los valores de siempre, en los esenciales. Pero creo también, que con esto y con todo, las cosas han cambiado y hoy es hoy. ¿Qué significa educar en nuestro tiempo? ¿para qué hay que educar?

No hay duda que hoy el compromiso está en crisis. Cada vez, por ejemplo, hay menos matrimonios. En nuestro país desde mucho tiempo hay más divorcios que bodas. Sí, tenemos miedo al compromiso. Hay como una desconfianza en las propias posibilidades para hacer duraderas las convicciones. Antes podíamos pensar diciendo “Esto que vivo –en mi matrimonio, en mi trabajo social, en mi vida religiosa…- me hace sentir tan feliz que lucharé para que dure toda la vida”. La filosofía del Carpe diem de la que hablábamos ha llegado también a esto.

Es cierto lo que dices, aquí tiene un gran reto la educación. Educar viene de la palabra latina educere: extraer, sacar fuera. Es decir, educar es ayudar a que cada persona descubra lo que de bueno tiene dentro de sí para que lo saque fuera, lo potencie y lo ponga al servicio de los demás. Con frecuencia hemos creído que educar era inducere: meter dentro, imponer… y eso no tiene mucho futuro. Hay, por ejemplo, en la actualidad una primacía de asignaturas que llevan a lo útil y práctico: la informática, las lenguas… son asignaturas que llevan más al inducere que al educere. Urgen las asignaturas humanistas: la filosofía, la literatura, la religión, la ética, la historia… que animan a que la persona bucee dentro de sí misma y de otros seres humanos para descubrir el Misterio que hay en cada uno y le oriente en la vida. Hay que educar, en definitiva, para ayudar a ser felices.

Es necesario, además, que en los Centro educativos se fomenten actividades solidarias y experiencias de voluntariado, acompañadas y consistentes.

El papa Francisco lo ha definido muy bien en su última encíclica “Fratelli tutti” cuando dice “La tarea educativa, el desarrollo de hábitos solidarios, la capacidad de pensar la vida humana más integralmente, la hondura espiritual, hacen falta para dar calidad a las relaciones humanas, de tal modo que sea la misma sociedad la que reaccione ante sus inequidades, sus desviaciones, los abusos de los poderes económicos, tecnológicos, políticos o mediáticos”.

5.- Pienso que resumo bien tu respuesta diciendo que, en definitiva, la educación debe ayudar a la persona a crecer integralmente por dentro para que, con sus cualidades, pueda ayudar a mejorar su tiempo y su ambiente. Ya lo dices y repito: un educador debe ayudar a la persona a que encuentre y saque fuera los valores y cualidades que lleva dentro y las ponga al servicio de los otros.” Vale quien sirve”.

En el texto que citas de la última Encíclica del papa, “Fratelli tutti”, él habla de la calidad de las relaciones humanas. En este momento me parece un tema de mucha actualidad y sobre el que hay que reflexionar. Algunos sociólogos advierten que estamos muy comunicados y, a la vez, muy solos. Con los amplios y diversos medios de comunicación que tenemos ahora sí que nos comunicamos. Pero pienso que no siempre bien porque son comunicaciones impersonales y distantes. No podemos negar ni el valor ni las posibilidades que ofrecen las redes sociales.  Lo que no sé es si estamos todos preparados para usarlas convenientemente. ¿Cuáles te parece que son los valores y los riesgos de estos medios de comunicación y cómo usarlos convenientemente?  

Creo que la comunicación digital ha cambiado radicalmente la forma de relacionarnos. Las posibilidades son infinitas. Internet posibilita que todo esté aquí y ahora. Los beneficios de la comunicación digital son extraordinarios. Baste echar la vista atrás para ver que, en el confinamiento, las Escuelas y Universidades se organizaron para hacer llegar la enseñanza al interior de las casas. Esto era antes impensable, ahora es una realidad.

Esta excelente novedad tecnológica no está exenta de peligros.  Da la sensación de que la sabiduría es ahora saber buscar en la red y ya está. Pero creo que los chavales deben buscar respuestas y, con frecuencia, buscan soluciones. Y las repuestas están más allá de la red, precisamente en las relaciones interpersonales y en la comunicación calmada y profunda.

Por otra parte, en la red está todo, lo más grande y humano junto con lo más perverso y canalla. Internet se ha convertido en un amplificador de lo más hermoso y de lo más abyecto.

Es imprescindible una educación técnica y moral para hacer que estos conocimientos se usen para el bien y sirvan para hacer un mundo más humano.

Hay que estar muy atento, además, para que la comunicación digital no acabe con la comunicación presencial. También lo dice Francisco en Fratelli Tutti. , «los medios de comunicación digitales pueden exponer al riesgo de dependencia, de aislamiento y de progresiva pérdida de contacto con la realidad concreta, obstaculizando el desarrollo de relaciones interpersonales auténticas. Hacen falta gestos físicos, expresiones del rostro, silencios, lenguaje corporal, y hasta el perfume, el temblor de las manos, el rubor, la transpiración, porque todo eso habla y forma parte de la comunicación humana.» (F.T. 43).

Pronto vamos a celebrar la Navidad, la fiesta del Dios encarnado, del Dios que ha creído tanto en el ser humano que se ha hecho humano. No era la Palestina del siglo I un mundo más humano y tierno que el nuestro. Tenía las ambivalencias y fragilidades propias de la persona; la violencia y el deseo de paz convivían a veces conflictivamente. Aquella tierra era tierra de Dios, aquel tiempo era tiempo de Dios. Creo profundamente que éste es también un tiempo de Dios, un tiempo para encontrarse y encontrarnos, en medio de todas las dificultades, grandezas y miserias. Por eso pienso que es posible la esperanza. La fe y la educación nos ayudarán a construir un mundo más humano tras la pandemia, un mundo parecido al que Dios pensó para nosotros. En nuestras manos está. El futuro que vislumbramos depende de nuestro compromiso.

Y hasta aquí llegamos en esta comunicación con Josan Montull. Nuestra comunicación ha sido amplia, aunque pienso que se ha ido concretando en temas y cuestiones que son vitales para el momento presente y para el futuro que ya está aquí. Como él decía en su respuesta a la última pregunta, que además es algo que ha estado presente en toda esta comunicación, hemos de seguir viviendo con y desde la esperanza. Con la fe y con la educación, decía, y con el compromiso de todos, hemos de seguir construyendo el mundo bueno y justo que Dios pensó para nosotros.

Deja tu comentario y te responderé en cuanto pueda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.