Publicado en Críticas de cine

La revolución silenciosa

El sueño de la libertad: La revolución silenciosa

  • (Alemania 2018)

Dirección: Lars Kraume

Música: Christoph Kaiser, Julian Maas

Fotografía: Jens Harant

Reparto: Jonas Dassler, Judith Engel, Tom Gramenz, Michael Gwisdek, Max Hopp,Rolf Kanies.

En 1956 Hungría vivió un episodio revolucionario para liberarse de la antigua Unión Soviética. Esta “primavera de Praga” pretendía vivir un socialismo más tibio y más humanitario que el que se estaba imponiendo en los países del eje soviético. La aventura terminó con la invasión de los tanques rusos que volvieron a instaurar la dictadura acabando violentamente con la ilusión de un pueblo esperanzado. Faltaban entonces cinco años para la construcción del muro de Berlín.

Más allá de Hungría, en la Alemania del Este, un grupo de jóvenes estudiantes se entera clandestinamente de la esperanza que surgía en Hungría y de la represión soviética. Sintiendo admiración por la gesta del pueblo húngaro y una profunda indignación contra la represión de la URSS, deciden los estudiantes mostrar su solidaridad con las víctimas y hacen un minuto de silencio durante las clases.


grupo de estudiantes de la zona oriental de la capital alemana que organizan la protesta

El episodio, que bien podría ser insignificante y hasta anecdótico, es considerado como antirrevolucionario por la dirección del Centro y desata al principio toda la sospecha del profesorado y luego la ira de la Administración comunista contra aquellos chicos y chicas que de pronto ven amenazada su vida y la de sus familias por expresar libremente su solidaridad.

La película, inspirada en un hecho histórico, se convierte en una lección tan dura como hermosa de los mecanismos que desatan los totalitarismo para acabar con cualquier pensamiento de signo crítico.

Lo que empieza pareciendo un correcto melodrama juvenil se convierte en una parábola contundente y pedagógica que va desgranando los mecanismos de las dictaduras para controlar, desde el miedo, la vida de las personas.

Así, a los jóvenes se les pide la delación, se intenta dividirles con falsas acusaciones, la Administración no duda en amenazarles con la imposibilidad de terminar sus estudios, las familias se ven obligadas a posicionarse y remueven un pasado oscuro y sangriento dominado por el miedo; tampoco faltan las noticias falsas, la persecución de las convicciones religiosas, la tortura sicológica y hasta la cárcel para homosexuales y disidentes.

Los jóvenes, por su parte, viven como grandes valores la fidelidad entre ellos, la amistad, la aspiración de la verdad y el sueño de la libertad. Su conducta es tan coherente y valiente que pone al descubierto cómo los adultos se han sometido y han bajado la cabeza por el terror; los que argumentan cómo lucharon contra el nacismo han terminado asimilando sus sistemas de represión.

El director, Lars Kraume, que ya habíarodado otro film político, “El caso de Fritz Bauer” consigue con “La revolución silenciosa” una obra interesante, con una reconstrucción histórica y ambiental meritoria, dotada de un ritmo que va avanzando con intensidad a lo largo del metraje y con una interpretación coral más que correcta.

“La revolución silenciosa” se convierte así en una llamada a la tolerancia y a la libertad y en un hermoso y esperanzado canto a la amistad y la grandeza de los jóvenes cuando estos aspiran a un mundo mejor.

Josan Montull

Anuncios
Publicado en Reflexiones en voz alta

SER UN CURA EN MEDIO DE LOS CHAVALES (1)

SER UN CURA EN MEDIO DE LOS CHAVALES (1)

 

He querido recuperar un artículo de hace unos años. Varios habían expresado sus ganas de verlo publicado en el blog. Soy consciente de que es muy teológico y es muy largo. Tal vez alguien pueda darle alguna utilidad. Prometo (no sé cuándo) una segunda parte, reflexionando sobre mi vida con los chavales entre los cuales ando en estos momentos.

 

Un día cualquiera.

Suena el despertador y casi a tientas entro en la ducha. Voy luego a la meditación con mis hermanos y, a decir verdad, tengo que hacer esfuerzos para no dormirme en este día de invierno. Salgo a la calle y necesariamente me espabila el frío cuando camino deprisa para compartir la Eucaristía con una comunidad de religiosas. Intento concentrarme antes de la celebración: Santo Dios, el día que me espera –pienso-: clases, Teatro, volver a las tantas…menos mal que mañana es sábado.

Comienzo las clases de Religión con chavales de 3º de la ESO (ya no sé cuántos años hace que enseño religión… ¿25?…?. Los chavales siguen bien la clase, sobre todo cuando les cuento una historia. Ellos saben que es fácil engatusarme diciendo Cuéntanos una historia. Yo me dejo engatusar, tendré que apuntar luego la historia que les he contado y el grupo al que lo he hecho para no repetirme. Acaba la historia y digo Venga, coged el cuaderno que vamos a escribir un poco, comienzan las protestas cariñosas. Cuando voy a empezar a dictar una cría no ha sacado nada y está hablando y riendo con el vecino. Le llamo la atención y me contesta en seguida Mira, trata de entenderme, no te pongas así porque soy hiperactiva diagnosticada. Me río. No sé si será verdad, pero yo firmaría el diagnóstico.

De nuevo, otra clase. Más de lo mismo. Buen rollo y los últimos cinco minutos, nervios y miradas tiernas a los bocadillos que van asomando tímidos, como víctimas que serán sacrificadas en el patio. Suena el timbre. Al patio. Busco a Andrei, a Mohamed y a Juan Carlos. Están muy contentos, van a perder tres horas de clase. Cargamos los baúles del teatro en la furgoneta. Hay telas, hierros, cables…Dios quiera que no nos pare la Guardia Civil. Llegamos al pueblo. Casi no hay nadie. Vamos al bar donde se representará La niña que riega las albahacas. Vamos poniendo las cosas con una precisión matemática (ya lo han hecho muchas veces). Esta vez nos falta la cabra de goma espuma que hemos llevado otras veces. La Compañía que nos la dejó nos la reclamaba y la hemos devuelto. Era una cabra sonriente, preciosa, de tamaño natural y cara simpática.  El escenario está listo. Nos invitan a una coca cola y salimos de nuevo para la Escuela. No corras, me dicen, así nos picamos también la última hora. Les digo que yo tengo clase a última hora y manifiestan disgusto.

Son las cinco de la tarde. Van llegando coches de padres y algún profe. Somos 22 personas en total. La representación empieza a las 7 de la tarde; vamos allá. Llegamos al pueblo y vamos al bar en donde será la actuación. En un cuartito minúsculo las 22 personas se van preparando. Hay bullir de vestidos y maquillajes. La gente del pueblo va llegando poco a poco. En las sillas de delante se han sentado los críos.   Son las siete y tres minutos, el respetable no puede esperar, sería una descortesía; vamos allá. El público ríe el primer chiste; ya está, ya los tenemos en el bolsillo. Aplausos, risas. Al cabo de media hora entra pálido Rubén en las cortinas en las que nos agazapamos los traspuntes.

¿Y la cabra?, falta la cabra.

No hay cabra, le digo, la hemos tenido que devolver.

¿Pero cómo vamos a actuar sin la cabra en la escena en la que entra una cabra?

No sé, sal tú de cabra, tío, sal tú de cabra.

– ¿Qué? Si yo hago de escudero.  

Venga, pon cara de cabra.

Sale Rubén al escenario y pone una cara de cabra memorable. Va comiendo hierba del suelo y, estirando el cuello, la masca tranquilamente mirando al infinito. El público ríe divertido y aplaude frenéticamente. La nueva cabra es un éxito, por ahora a ella se le han dedicado las mejores ovaciones. La cabra de goma espuma ya no volverá a salir, su contrato ha sido rescindido por obra y gracia de Rubén y su careto.

 

Se cierra el telón. Nos dicen que tenemos la merienda preparada. Primero recogemos, luego merendamos. Así lo hacemos. Todo embaladito. Es más fácil recoger esta tarde. Hay más coches. Profes y padres colaboran. Subimos luego a merendar con la gente del pueblo. No falta de nada. Nos ponemos como el hijo del esquilador y nos echamos unas risas. Luego viene Roberto y me dice que quiere bajar con el primer coche, que le acaban de enviar un mensaje diciendo que a las 9 hay una pelea en una plaza solitaria. Que la María y la Laura se van a pegar. Al parecer Laura dijo que la otra era una tal y una cual; se ve que se han enviado anónimos por el Watssap y ahora se ha descubierto todo.  Así que se prepara una gorda. Van a ir los amigos de una y de la otra. Una es de 2º de la ESO, la otra es de 3º.

Intento poner cara de serenidad y, a pesar de que le miro con aparente tranquilidad, creo que me parezco a la cabra del espectáculo. ¿Cómo dices?, ¿Cómo dices?.  Al cabo de un rato sale el primer coche. En el coche va Roberto. Tal vez, si se da prisa el conductor, lleguen a ver la pelea.

 


 

En mi origen, los jóvenes.

Han cambiado mucho las cosas desde que entré en la Congregación Salesiana. Profesé hace casi 40 años y lo hice con una ilusión extraordinaria. Había hecho dos años de postulantado en la Residencia Provincial de Niños de Huesca y allí, viviendo codo a codo junto a 70 chavales con una situación familiar adversa, experimenté cómo Dios me hablaba al corazón y me animaba a seguirle siendo salesiano. Los dos años de vida en medio de aquellos chicos me hicieron caer en la cuenta de que el estilo educativo y espiritual de don Bosco eran un regalo de Dios para la Iglesia; y eran para mí una llamada a seguir a Jesús.

A pesar de los 300 kilómetros de distancia, un buen grupo de aquellos chavales de la Resi me acompañaron en Terrasa el día de mi profesión. Creo que les debo a esos chavales gran parte de mi vocación.

Cuando hace unos años fallecieron mis padres (primero mi padre y luego mi madre), fueron varios grupos de jóvenes los que entraron y sacaron los féretros de ambos de la Iglesia, ocupando así el tradicional puesto reservado a los familiares. Intuyeron que, al ser yo hijo único, eran ellos los que, por derecho propio, eran mi familia y tenían que portar el féretro.

Siempre, por tanto, he tenido la certeza de que los jóvenes han sido en mi vida una mediación de Dios extraordinaria, yo me atrevería a decir que la mediación más genuina. Los chicos y las chicas con las que he compartido y comparto mi vida se convierten en sacramento de la presencia de Jesús en mis historia; sacramento que, como ocurre con la Eucaristía, hay que amar, compartir y abrazar.

Cuando repaso cómo vivo mi fe en medio de los chavales, hay varias cuestiones que creo son para mí fundamentales:

 

Nuestra Historia actual es Sagrada. La Historia siempre lo es.

A veces, es cierto, en estos años en los que vamos a la intemperie de la fe, añoramos otros tiempos, nos gustaría que los jóvenes tuvieran un sentido de pertenencia de Iglesia mucho mayor; pero descubrimos con pena que la Iglesia se ha convertido para muchos en una institución irrelevante. No les dice nada.

Sin embargo estos son tiempos de Dios. No hay en la vida dos historias, una religiosa y otra profana; no se trata de que los religiosos nos sumerjamos en una supuesta historia religiosa y dejemos a un lado la que no lo es. Toda la historia es de Dios, también la actual. Éste es un tiempo de Dios, el mejor de los tiempos. Nuestro siglo XXI está haciendo Historia Sagrada.

Creo que a veces corremos el riesgo de decirnos Dediquémonos a lo específicamente catequético, a lo religioso, a lo que es nuestro. No sé, creo que todo es nuestro, que compartir la vida diaria con los chavales, manifestando mi fe en la entrega y en el afecto es necesariamente evangelizador. Para vivir mi fe no tengo que dedicarme al anuncio explícito del Evangelio, (también lo hago); son los chavales los que me recuerdan mi fe y me obligan a actualizarla.

Pienso en Don Bosco. Marcada su vida por un sentido de Dios permanente, compartía el juego, el trabajo, el afecto y la celebración de la fe con los jóvenes. Pero en todo vivía como cristiano, no sólo en lo celebrativo o en la catequesis.

 

El pueblo de Israel vivió una relación de amistad con Dios.

En la Sagrada Escritura nos encontramos con el misterio de un Dios que se manifiesta fundamentalmente en la relación histórica: elige a un pueblo para que lleve adelante un plan de libertad. Ese pueblo no es precisamente santo, ni tiene mérito alguno para ser elegido. Claro que la elección comporta un compromiso, no un privilegio. A pesar de que no siempre Israel lo vea así, Dios nunca le deja de su mano; siempre le acompañará en su devenir histórico.

Por otra parte, Dios compromete a personas concretas del pueblo para que sean artífices de su libertad. Así, Moisés, los profetas y otras personas son llamadas por Dios para que sean protagonistas de su Historia. Dios se manifiesta como Padre, no como paternalista que saca las castañas del fuego a sus hijos.

Dios, pues, se hace Historia; no es posible vivir la fe al margen de la misma.

 

La vida de Jesús no es solitaria, está llena de relaciones.

La vida toda de Jesús es la radicalización de ese estilo de Dios. Se hace Historia de tal manera que se encarna en la Historia, es uno más de su pueblo, se compromete con los sencillos y, siguiendo la pedagogía de Dios, compromete a otras personas para que le sigan y construyan el Reino.

Jesús nos enseña cómo relacionarse con Dios, cómo encontrarse con El.

  • mirando la vida con ojos nuevos (la viuda que echa dinero en el cepillo del Templo).
  • comiendo con los excluidos (las comidas con los publicanos).
  • acogiendo y perdonando sin preguntar (a la pecadora arrepentida).
  • gritando contra la injusticia (la expulsión de los vendedores del Templo).
  • alentando la vida (levántate y anda… hoy la salvación ha entrado en esta casa).
  • saltándose la Ley para liberar a las personas (tocando leprosos, curando en sábado, sanando endemoniados…)
  • rezando (desde la gratitud, la pena, la filiación, en la soledad o celebrando la fe con los amigos que luego le abandonaron)
  • muriendo como ellos en la muerte más pobre y despreciable.

 

Jesús vive su fe en la Historia, situándose en los márgenes de la misma. A Jesús no le aplaudió la institución religiosa del momento. Su fe le llevó a vivir en un conflicto permanente donde las instituciones no acababan de apoyar aquellos gestos tan profundamente humanos que necesariamente abrían a Dios.

 

Los jóvenes son un terreno para vivir la fe.

Por eso creo que entre los jóvenes uno puede encontrar un marco extraordinario para vivir la fe. Porque valoran los gestos humanos, porque están desprovistos de formalismos, porque necesitan quien se acerque a su Historia y les tome de la mano, aun con el riesgo de equivocarse, porque son víctimas de una sociedad que ensalza la juventud y, paradójicamente, les manipula, porque son incómodos para las instituciones… no me resulta extraño que don Bosco se encontrara bien con los chavales, así lo decía, y no fuera entendido por muchos sectores de la Iglesia. La relación con los jóvenes da la posibilidad extraordinaria de vivir la fe a la intemperie, sabiendo que la propia institución eclesial no acaba de entender muchas de las formas que viven los chavales.

Desde este margen de la Historia, me hago preguntas sobre cómo vivo yo mi fe. Los verbos con los que recordaba las acciones de Jesús son para mí motivo de interrogantes:

  • Mirando (¿cómo miro a los chavales?)
  • comiendo (¿dónde comparto mi vida con los jóvenes?)
  • acogiendo y perdonando (¿cómo recibo a los chavales?)
  • perdonando (¿cómo condena la sociedad?, ¿cómo perdono yo?)
  • gritando (¿dónde clamo contra la injusticia? ¿qué me juego yo por la vida?
  • alentando la vida (¿con cuántos chavales ya he tirado la toalla?… ¿soy capaz de animar a aquellos que dan la sensación de que no tienen solución?
  • saltando la ley (¿Soy tan formalista que no quiero abandonar el terreno en el que me siento seguro para acudir a su terreno si me permiten la entrada?)
  • rezando (¿dónde rezo, ¿doy gracias por los chavales y por su vida?, ¿rezo por los chavales que no rezan?)
  • muriendo (¿cuál es mi cruz, mí muerte de cada día?)

 

Una novedad, una esperanza.

Hay ahora una novedad: la distancia que la Iglesia ha vivido de los jóvenes durante años empieza a cambiar.

El pontificado de Francisco está resultando extraordinario. Es cierto que muchos sectores de la Iglesia están caducos y alejados de los chavales…pero algo está cambiando. Amo apasionadamente a la Iglesia, pero vero que tiene que cambiar muchos estilos y normas. Entiendo perfectamente esa irrelevancia de la que antes hablaba. Las formas, los ritos, los lenguajes, la moral, los estilos eclesiásticos son en nuestro momento histórico, cuando menos, desfasados.

Me apena que en la Iglesia vivamos esta situación. Por eso, vivir la fe en medio de los jóvenes me lleva a una doble situación; por un lado, quiero ser para los jóvenes un testimonio de un seguidor de Jesús, de un cristiano; creo que la Iglesia guarda para la Humanidad un mensaje de esperanza extraordinario y quiero transmitirlo.

Por otro lado, como salesiano que vivo con jóvenes, tengo la obligación de anunciar a la comunidad cristiana la existencia de una juventud que en el siglo XXI se manifiesta desorientada y alejada de la Iglesia y esto nos obliga a hacer un examen de conciencia y a corregir lo que sea menester para, como dice Francisco, ir a las periferias. Los jóvenes son una palabra de Dios para la Iglesia. Si hacemos tantos ritos en los sacramentos y cuidamos tanto los detalles de la liturgia, deberíamos tener para con los chavales una actitud de reverencia (no de condescendencia) y amarles profundamente.

Hay más novedades que me suscitan esperanza. Son los inmigrantes. La llegada a nuestro país de tantos jóvenes que llegan con otra cultura, otra religión y otras costumbres son para mí un motivo de renovación. Esos chicos y chicas tienen en común una cosa: son pobres; han salido de su tierra urgidos por la miseria que padecen. Su presencia en nuestros ambientes espolea mi fe y se convierte en acicate para acercarme de nuevo a los jóvenes dando lo mejor de mí mismo.

En esta Historia Sagrada de nuestros días, creo que la inmigración es una palabra de Dios que llega con mucha nitidez a nuestra vida. Muchos de ellos son creyentes…podremos compartir muchas cosas. Al fin y al cabo, la fe es un camino y compañeros de camino te los encuentras en cada recodo.

 


Vamos llegando cansados y contentos al Cole. Descargamos las cosas. Dentro de 15 días vamos a otro pueblo a actuar, luego haremos una cena para todos. El domingo varios actores vendrán a celebrar la Eucaristía -pocos-, luego jugaremos al futbolín y reiremos un rato. Cuando ya me voy a dormir, me llama Roberto: efectivamente, ha habido pelea. Ha ganado María, le ha llenado a Laura la cara de arañazos y la ha tirado al suelo varias veces. No ha podido ver mucho porque había un montón de gente.  Cuando ya se han ido las amigas de la que ha sido derrotada humillantemente, ha quedado un buen grupo de gente y se han liado unos canutos. A mi me han invitado pero yo no he querido, ya sabes que no fumo.

Me siento un rato ante la tele; no sé qué programa es. En la pantalla todos gritan, se insultan y se amenazan con denuncias.

Vuelvo a la capilla donde empecé soñoliento la jornada. Gracias por todo lo de hoy, gracias por la gente y por los chavales. Qué mal están algunos. Cuídalos Tú, Señor; cuídalos Tú. Al fin y al cabo no son mis hijos, son los tuyos.

“No es el vídeo de la representación de la que hablo en el texto, pero si es el mismo grupo y alguno de los mismos chavales”

Josan Montull

Publicado en Críticas de cine

La forma del agua

Inmersión en el alma:

LA FORMA DEL AGUA

The Shape of Water

Año: 2017

Duración: 119 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Guillermo del Toro

Guion: Guillermo del Toro, Vanessa Taylor

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Dan Laustsen

Reparto: Sally Hawkins, Doug Jones,

Michael Shannon, Octavia Spencer,

 Richard Jenkins,Michael Stuhlbarg,

 Lauren Lee Smith,

 David Hewlett, Nick Searcy,

Morgan Kelly,Dru Viergever,

 Maxine Grossman, Amanda Smith,

 Cyndy Day, Dave Reachill

La décima película del mexicano Guillermo del Toro vuelve a ahondar en sus temas personales: los seres distintos, el mundo espiritual, la bondad de los monstruos… para ofrecernos su película más conseguida.

“La forma del agua” ha sido la gran triunfadora en la ceremonia de los Óscars. La obra, de una belleza formal exquisita, es una más que digna acreedora de los premios conseguidos.

Desde los rótulos de crédito iniciales, el director nos invita a bucear en una fábula mágica que  subyuga al espectador y le encandila hipnóticamente.

En plena Guerra fría, cuando la carrera militar y espacial se encuentra especialmente enconada, Elisa, una empleada de limpieza muda que trabaja en una institución militar repleta de secretos, descubre que, en un laboratorio que ella limpia, tienen secuestrada a un extraño engendro, que sólo sobrevive en el agua.

La criatura, a la que se supone monstruosa y peligrosa, no es más que una víctima inocente apresada por un colectivo de hombres que han hecho del poder y la destrucción sus normas de vida. El hombre que capitanea esa institución es Richard Strilckland, un despiadado y cruel guardián que aterroriza con su presencia a trabajadores y a los que le rodean (incluso a su mujer). Armado con una porra eléctrica, no duda en aplicarla como un sádico cuando lo cree necesario contra la indefensa criatura que día a día va debilitándose  y ve cercana su muerte.

En el extremo opuesto está Elisa, la mujer muda, que sufre también la falta de respeto y las burlas continuadas de Strilckland; Elisa cuenta con la amistad sincera de una mujer negra compañera de trabajo y de un fracasado artista homosexual que vive rodeado de gatos y que es un hombre esencialmente bueno.

 

Entre la criatura-anfibio y la mujer muda surge una hermosa comunicación que consigue superar las barreras físicas, anatómicas y sociales que dificultan esa relación. Ante la inminente muerte de la criatura, Elisa y sus amigos se unirán para liberarle.

La historia se convierte así en una fábula hermosa de la comunicación en un mundo controlado, en una historia de amor en un mundo frío que excluye a las minorías. El film nos habla de la necesidad de ser reconocidos en nuestra individualidad, de relacionarnos con los demás y de ser aceptados como somos en una sociedad xenófoba, machista, homófoba y violenta; “La forma del agua” se convierte así en una lírica llamada a la tolerancia, la relación con los distintos y el mestizaje respetuoso.

Del Toro explora el alma humana con una delicadeza encomiable, invita a descubrir lo humano de los monstruos y lo monstruosos de los humanos. Ensalza la lucha valiente de personas sencillas y marginales para ser reconocidas y encontrar su espacio, en definitiva, nos dice que el Misterio habita en cada criatura y que no somos tan distintos en nuestro interior.

Con una precisión admirable, dosifica los tiempos y la acción de modo que el espectador asiste embelesado a una romántica fábula sobre amores imposibles.

La música de Alexander Dessplat, la fotografía de Dan Laustsen y la puesta en escena son sencillamente formidables.

Probablemente estemos ante una obra maestra. Todo en el film es bello, coherente y fascinante. Una lección de cine, de poesía y de ternura absolutamente deslumbrante y extraordinaria.

Les invito a zambullirse en este film, a sumergirse en esta bellísima historia y a bucear en el alma de cada personaje.

Magistral.

Josan Montull

Publicado en Críticas de cine

La llamada

Las lentejuelas de Dios: LA LLAMADA

Año: 2017

País: España

Dirección: Javier Ambrossi, Javier Calvo

Intérpretes: Macarena García,

Belén Cuesta,

Anna Castillo, Secun de la Rosa,

María Isabel Díaz, Gracia Olayo,

Richard Collins-Moore, Esti Quesada

Argumento: Javier Ambrossi (musical),

Javier Calvo (musical)

Guión: Javier Ambrossi, Javier Calvo

Música: Leiva

Fotografía: Migue Amoedo

Distribuye en cine: DeAPlaneta

Protagonistas y directores

 

Hace cuatro años los jóvenes creativos Javier Calvo y Javier Ambrossi (cariñosamente llamados los Javis), estrenaban en el vestíbulo del teatro Lara “LA LLAMADA”, una comedia musical escrita y dirigida por ellos.

El espectáculo, que tenía vocación de ser una obra modesta y sencilla, pronto tuvo un éxito extraordinario hasta el punto que tuvo que representarse en el escenario principal del Lara y se convertía en un fenómeno mediático que se ha representado también fuera de España.

Nos llega ahora la película, dirigida y protagonizada por los mismos autores y actores del espectáculo teatral.

María (Macarena García) y Susana (Anna Castillo) son dos adolescentes de 17 años que pasan su verano en el Campamento cristiano “La brújula” al que van desde pequeñas. De carácter indómito y con una vocación musical transgresora, se escapan del Campamento para ir a un concierto y son castigadas a quedarse el fin de semana en el Campamento vigiladas estrechamente por la inocente hermana Milagros (Belén Cuesta) y la nueva superiora,  Sor Bernarda (Gracia Olayo), que ha llegado para imponer el orden. Pero todo cambia el día en que el mismísimo Dios se le aparece a María.

Tan descabellado argumento bien podría presentarse como un film irreverente, cutre y destinado al escándalo. Lejos de eso, los Javis presentan un film fresco, divertido, alocado y simpático que lleva a la risa desde sus primeros minutos. El film es, ante todo, respetuoso con todo lo religioso y nos descubre que las monjas, las chicas rebeldes, la cocinera sedienta de amor y todos los seres humanos tenemos mucho en común.

La aparición de Dios (Richard Collins-Moore) es sorprendente. Ataviado con traje de lentejuelas, baja de una escalinata celestial cantando canciones de Whitney Houston. Es un Dios que canta, que se ríe de oraciones que no salen del corazón, que no juzga…y que llama.

Pero lo más sorprendente es que ante esta llamada que Dios hace a una persona, las demás se sienten interpeladas, no juzgan y se esfuerzan por comprender. A medida que se acercan a ese Misterio irán también cambiado ellas mismas para ser más sinceras y mejores.

La amistad, la homosexualidad, la fe, la necesidad de amor, la posibilidad de cambiar, la aceptación del otro y otros temas serios son tratados con un desenfado y una alegría inteligente.

Los números musicales, compuestos por Leiva, están muy bien dosificados y resueltos. El guion es chispeante, ágil y con unos diálogos divertidísimos.

Pero si algo es sobresaliente en el film es la interpretación de las cuatro protagonistas que se dejan la vida en el papel. Están en estado de gracia interpretativa y literalmente “se salen”. Qué capacidad para hacer reír, qué dominio del gesto, de la contención y de la estridencia; qué forma tan hermosa y vital de mostrar la vulnerabilidad de personas llamadas a cambiar y a sincerarse consigo mismas. Un absoluto derroche de talento.

“La llamada” no es una película profunda, ni mucho menos, religiosa, pero cómo se agradece la presentación de unas monjas humanas y buena gente, que maravilla que el trasfondo religioso que podamos encontrar esté tratado con respeto y simpatía.

“La llamada” es una comedia musical estupenda, un canto a la alegría, el desenfado y la amistad…una llamada, en definitiva, a ser mejores personas.

JOSAN MONTULL

 

Publicado en el Diario del Altoaragón el día 5 de Noviembre de 2017

link directo a la página del suplemento dominical, apartado CINE

Publicado en Reflexiones en voz alta

UN ÁNGEL Y UN JAMÓN

UN ÁNGEL Y UN JAMÓN

He vuelto a tener noticias de Carlos. Como siempre, me han sorprendido.

Carlos era un joven callejero, ladronzuelo y seductor, canalla y simpático, con el que tenía hace bastantes años una relación estrecha. Era uno de los tipos con más facilidad para robar que he conocido en mi vida. Al robo y la mentira se unía una extraordinaria simpatía capaz de desarmar al más pintado.

Recuerdo la noche que robó un jamón en una tienda del barrio. La guarida civil organizó un dispositivo espectacular para detener al ladrón. Los tejados bajos de las casas del barrio que habían sido fabricadas por sus moradores se convirtieron en el escenario de una persecución espectacular. Al final, detuvieron al ladrón…pero no apareció el jamón. Todas las búsquedas repetidas que hizo la benemérita aquella noche fueron infructuosas. Por lo visto Carlos tiró el jamón y un vecino avispado lo recogió.

Al día siguiente, cuando subí al barrio, ya entrada la noche, para una reunión, en la calle había una fiesta improvisada, todos bebían vino y comían jamón entre risas. A mí me invitaron. No hacía falta preguntar de dónde había salido el jamón. Eran otros tiempos.

Un día llegó Carlos pálido a mi casa. Me dijo que necesitaba urgentemente dejar el barrio y el pueblo. Su poder de seducción y sus artes amatorias, le habían metido en la cama de una señora casada y su marido había jurado que le iba a matar. No iba la cosa en broma; el fulano en cuestión no llevaba bien eso de los cuernos y llamó a su familia de Badajoz. En el barrio se organizó una cacería. Nadie sabía nada pero los tipos aquellos no perdían comba.

Llamé a un cura amigo de Zaragoza y le pedí asilo en una granja de Cáritas para transeúntes. Al día siguiente, a las 6 de la mañana, Carlos estaba en mi casa. Con mi amiga Carmina, monja salesiana, llevamos a Carlos a Zaragoza. Urgía esconderlo. Nadie, ni tan siquiera su madre ni su última compañera (siempre había una última compañera) iban a saber dónde estaba.

Llegamos a Zaragoza con tiempo. Habíamos quedado con mi amigo en la plaza del Pilar. Carlos miraba todo escrutándolo, nunca había visto una plaza tan grande. Dijo que iba a entrar en la Iglesia. Pídele a la Virgen, le dije, que la cosa te vaya bien y que te ayude a sentar la cabeza. Entro extasiado en el Pilar persignándose en cada altar mientras miraba todo impresionado. Robó piadosamente varias velas que encendió muy devoto. Cuando salimos me dijo: Josan, esto no va a poder ir bien; me he dado cuenta que me he encomendado a la patrona de la Guardia Civil.

Le fui a ver varias veces. Estaba contento. No robaba pero le seguían tirando las faldas –y de qué manera- siempre me presentaba algún nuevo amor diciéndome Esta es la única mujer que me ha comprendido. Y la chica miraba embelesada a aquel seductor sináptico.

Desde hacía años ya no supe nada de él. Le imaginaba buscándose la vida con su picardía y su sonrisa. Nunca he tenido duda de que saldría adelante. Lo cierto es que Carlos había nacido en la calle, nunca había conocido a su padre y su madre tuvo que buscarse la vida como pudo para sacar al chaval adelante.

Pero el otro día me llamó Carmina, la monja amiga y me dijo que la madre de Carlos estaba muy enferma y, cuando empezaron a buscarlo, se enteraron de que Carlos había muerto hacía más de cinco años; sólo, en un banco de una calle zaragozana.

Se me heló la sangre mientras me pedían que averiguara en qué cementerio de Zaragoza estaba enterrado. Al ponerme en contacto con los curas del cementerio me dijeron que no había nada que hacer; que al pasar cinco años, si nadie reconoce el cadáver, lo tiran a una fosa común.

Mecagüen la leche, Carlos, toda la vida escapando para acabar así. Toda la vida escondiéndote y has escondido hasta tu cadáver. Qué borde es la historia para los parias y desheredados. Qué sociedad tan hipócrita es ésta, que deja que la gente pobre se muera en la calle con una soledad en la que siempre han sido condenados, mientras los ricos -que roban mucho más que un jamón y que se meten en muchas más camas ajenas- salen en la tele vendiendo sus vergüenzas y dándonos la impresión de que en esta España cañí atan los perros con longaniza.

Qué mal me has hecho sentir, Carlos, tío. Menos mal que te imagino en el cielo. Habrás entrado, como todos los pobres, por la puerta grande, con un jamón bajo el brazo y tu sonrisa seductora. No convencido de que los ángeles no tienen sexo, le habrás dejado el jamón a San Pedro y te habrás adentrado entre las nubes celestiales tocando palmas, con tu mejor estilo flamenco, buscando alguna ángela que te ponga. Y de pronto, en plena búsqueda, allí, al fondo, habrás visto el rostro de una mujer que se parece mucho a tu madre. Te habrás acercado y la mujer te habrá dicho: Dame un beso, hijo mío, se acabaron las penas. Y tú, al reconocerla, te habrás quedado boquiabierto y, emocionado y con lágrimas en los ojos al experimentar tanta ternura habrás dicho, Coño, si es Virgen del Pilar.

Descansa en paz, Carlos Páez, descansa en paz.

JOSAN MONTULL