Publicado en Reflexiones en voz alta

MUJERES

La reciente celebración del día internacional de la mujer me ha hecho pensar, como cristiano, en la realidad que vivimos en este tema en el seno de la Iglesia.

No es una exageración decir que las religiones monoteístas tienen importantes rasgos machistas. La Historia, la tradición, la cultura…vete tú a saber por qué, lo cierto es que las mujeres en estas religiones han llegado a ser personas con mucha menor capacidad de decisión colectiva que los hombres. La misma Iglesia, tan avanzada en muchos temas, tiene en el tratamiento de la mujer una situación anacrónica difícilmente comprensible en el mundo de hoy. Paradójicamente, las mujeres en el cristianismo manifiestan una mayor fidelidad y protagonismo que los hombres.

Todo esto es además más extraño porque en los evangelios las mujeres aparecen con una mayor capacidad de seguimiento y compromiso que los hombres, más llamativa, si cabe, porque los tiempos de Cristo eran abiertamente machistas y consideraban a las mujeres como seres con mucha menos dignidad que los hombres.

Los mismos rabinos, por ejemplo, rezaban diariamente una oración que decía “Gracias, Señor, por no haberme hecho mujer”. La menstruación femenina era consideraba por la Religión como un hecho que hacía que las mujeres estuvieran permanente en una situación de impureza. Incluso en lengua hebrea no había en femenino para los adjetivos “justo”, “santo”, piadosos”…ya que se consideraban cualidades exclusivas de los hombres.

En un contexto así, la narración evangélica es absolutamente inaudita.

En María de Nazaret ya se rompen los estereotipos de la época; María acepta ser madre de Jesús y se compromete radicalmente con Dios. Y toma esta determinación sin pedirle permiso a su novio, sin ni siquiera consultarle; le comunica, eso sí, la decisión tomada pero sin pedir permiso a ningún varón para elegir su forma de vida.

Jesús tuvo una relación con las mujeres absolutamente rompedora y provocativa porque las trató con la misma dignidad con la que trataba a los hombres.

La samaritana, por ejemplo, siendo de otra raza, cultura y religión, teniendo un pasado sentimental más bien turbio, acogió el mensaje de Jesús, con el que dialogó abiertamente en público (cosa totalmente prohibida por la Ley) y anunció eficazmente a los suyos que ha encontrado al Mesías.

Las mujeres son también puestas como modelo de fe en alguna ocasión; así Jesús alabó públicamente la fe de la pobre anciana que echó lo poco que tenía en el cepillo del Templo dejando en segundo plano la prepotencia de los hombres ricos que echaban mucho dinero para ser vistos.

También hablan los evangelios de mujeres que formaban parte del grupo de Jesús y que le seguían siendo sus discípulas.

Además Jesús llega a impedir la lapidación de una mujer a la que habían encontrado con un hombre que no era su marido. Jesús se pone en medio, desafiando la Ley de Moisés y el la ira de aquellos justicieros de Dios y les avergüenza. Acoge a la mujer que había estado a punto de morir y la anima a creer en sí misma y a caminar con la dignidad que merece.

Pero lo que más llama la atención es que al pie de la cruz de Cristo hay tres mujeres y sólo un hombre, el joven apóstol Juan; allí están María de Nazaret, María de Cleofás y María Magdalena…el resto, los apóstoles, se han perdido por el camino, han desertado, incluso de la vida, o han negado a Jesús.

No queda ahí la cosa, dos días después los evangelistas dicen que las primeras personas que se acercan a la tumba de Jesús y salen a proclamar su resurrección son también mujeres. Esto es si cabe más sorprendente porque en aquellos tiempos la palabra de las mujeres no tenía ninguna validez legal.

Así pues se puede decir que el evangelio es abiertamente feminista e inclusivo en un contexto cultural en el que la mujer no tenía prácticamente ningún derecho.

Todo esto entra en un profundo contraste con la realidad actual de nuestra Iglesia. Como cristiano, creo que deberíamos reflexionar muy seriamente este tema. Sueño con una Iglesia en la que mujeres y hombres tengamos los mismos derechos y la misma capacidad de ejercer los ministerios. Cada paso que vayamos dando en esta dirección nos hará ganar credibilidad en un mundo en el que lo religioso es muchas veces irrelevante…y si surgen dudas, no tenemos más que mirar a los evangelios.

JOSAN MONTULL

Publicado en Reflexiones en voz alta

EL LOCO DON BOSCO

El loco Don Bosco

Cada 31 de Enero la Iglesia celebra la fiesta de San Juan Bosco, más conocido como don Bosco. Son muchos los chavales y los Antiguos Alumnos Salesianos que le tienen presente ese día. Don Bosco fue un sacerdote piamontés que a lo largo del turbulento siglo XIX -y en medio de una situación eclesial conservadora- hizo una opción radical por los jóvenes más desfavorecidos, que se contaban por centenares en las grandes ciudades inmersas en el apogeo de la industria a la vez que iba creciendo la pobreza. La delincuencia juvenil y la violencia callejera eran una constante, a la vez que las cárceles de jóvenes estaban cada vez más llenas. En ciudades como Turín había barrios nada recomendables en los que existía un sinfín de riesgos para los viandantes que se atrevían a pasear por ellos.

La opción de don Bosco por estos chavales desprotegidos fue total. Es obvio que llamaba la atención ver a un hombre con sotana deambular rodeado de pilluelos por los barrios marginales de la ciudad mientras estos permanecían absortos ante las palabras o los juegos de manos y malabarismos de aquel joven sacerdote. Su estilo contrastaba abiertamente con las posiciones de una curia oficial, educada en las formas, dedicada a un culto preciso, condescendiente con los ricos y distante de la gente sencilla.

Una de las anécdotas que más se han contado del entrañable santo es la siguiente: El clero turinés, hondamente preocupado porque el joven cura fuera rodeado de aquella pandilla de jóvenes temibles, acordaron internarlo en un siquiátrico para que los médicos le hicieran una revisión a fondo. Como era previsible que Juan Bosco no accediera a ir al manicomio, unos sacerdotes hablaron con el director del centro siquiátrico y le pidieron que los celadores estuvieran atentos ya que en una carroza iba a llegar un joven cura al que había que reducir e internar, aun a costa de que él se negara. Dos clérigos se encargaron de invitar a don Bosco a subir a una calesa con el pretexto de darle un paseo para que descansara de sus múltiples ocupaciones. Algo debió intuir el santo cuando invitó a los buenos sacerdotes a que subieran al carromato ellos primero. Cuando lo hubieron hecho, don Bosco se dirigió al cochero y le dijo: “Rápido, no pierda un instante, al manicomio”. Cuentan los que refieren la anécdota que la sorpresa de los celadores -cuando entró la calesa al manicomio- fue tal que exclamaron “Caramba, nos había dicho que llegaría un cura trastornado, y nos han enviado a dos”.

Lejos del sentido del humor que contiene la anécdota, tras de ella se esconde una verdad tan amarga como luminosa, que nada tiene de risa: los hombres y mujeres que han sido fieles a Dios a lo largo de la Historia han sido tomados por locos. Y esta locura no ha sido sospechosa en el ámbito profano sino en el seno de la misma Iglesia. No nos tienen que extrañar que don Bosco no se entendiera con su obispo y sí lo hiciera con un ministro anticlerical. Hay más casos, ahí tenemos a Francisco de Asís, a Teresa de Jesús, a Felipe Neri, y a tantos otros que antes de ser proclamados santos por la Iglesia, fueron proclamados locos. Y es que también a Jesús le tomaron por loco las autoridades religiosas de su tiempo.

Por eso se me antoja que la vocación a la santidad a la que somos llamados todos los cristianos contiene una no menor vocación a la locura, al riesgo y a la aventura. Me extraña ver cristianos que, tan sumergidos en sus creencias, son personas que rebosan seriedad, prudencia y un trato más protocolario que educado. Por eso creo que hay que hacer un esfuerzo por apuestas generosas y valientes de compartir la vida con los más desheredados. Ahí creo que todas las religiones y todos los seres humanos, creyentes o no, podremos encontrarnos.

Ojalá que el recuerdo de don Bosco -no en vano patrón del circo y de los magos- nos anime a vivir desde la alegre y desconcertante locura de todos los santos.

JOSAN MONTULL

Publicado en Reflexiones en voz alta

POR QUÉ SOY CRISTIANO (2)

POR QUÉ SOY CRISTIANO (2)

Link parte 1

Querida Alba:

Te empecé a escribir hace unos días explicándote los motivos que tenía para ser cristiano. Te hablé de mi fascinación por Jesús de Nazaret y de cómo su figura es siempre una provocación mi fe. Pero por no ser pesado omití un tema que me parece fundamental.

Y es en este camino de la fe -que no siempre es fácil- me ayuda (no te lo vas a creer) la Iglesia. Sin ella no sabría ser cristiano.

Ahora sí que te he desilusionado…ahora sí que ya no te parezco tan normal. Hasta ahí podríamos llegar, dirás. Cómo es posible que un Iglesia vieja y carrinclona pueda animarle la vida a alguien. Cómo desde el Vaticano, desde las riquezas y desde posturas históricas de tanto poder y colaboración con la injusticia, la Iglesia puede animar la fe de alguien.

Bueno, déjame que te explique. En primer lugar tendríamos que concretar qué queremos decir cuando hablamos de Iglesia. Normalmente nos referimos a la jerarquía y a las personas consagradas a través de unos votos. Es decir, cuando pensamos en la Iglesia automáticamente pensamos en los curas, el Papa, los obispos; es decir, en los “profesionales de la religión” y en los que mandan, y estos, además, son varones.

Cuando hablamos así, estamos hablando del uno por mil de la Iglesia. La inmensa mayoría de los cristianos no son ni curas ni monjas, ni obispos. Yo, cuando hablo de la Iglesia pienso en familias cristianas, en voluntarios generosos, en adolescentes que buscan, en personas mayores que tienen esperanza en Dios, en enfermos que sufren, en catequistas, en solteros, en misioneros…es decir, en miles de personas…también en curas, monjas, obispos y el Papa.

Juzgar a la Iglesia pensando sólo en la jerarquía es como juzgar a las personas que generosamente militan en un partido político teniendo en cuenta sólo las actuaciones de los poderosos de ese partido que -por su responsabilidad- puedan estar cobrando una pasta, teniendo una gran vivienda gratis, dietas en todo y además vayan en coche oficial.

Ahora tenemos un papa formidable, un auténtico profeta, sencillo y bueno, que es admirado por todos. Tampoco podemos juzgar a la Iglesia sólo por lo que hace un papa, aunque sea bueno.

No, no podemos juzgar así. Es más, cuando la conciencia nos lo pida, debemos disentir. Amar a la Iglesia a mí me lleva a criticar desde el amor las decisiones que no entiendo, sabiendo que también yo soy infiel. Amar a la Iglesia no quiere decir ser más papista que el Papa, ni creer que siempre la voz de los obispos es la voz de Dios. Nunca ha sido así. Desde sus orígenes la Iglesia ha ido creciendo en el marco de la tensión interna. El mismo apóstol Pablo le llama la atención a Pedro porque éste no acababa de aceptar a los extranjeros que se hacían cristianos…y Pedro era el papa. Las primeras comunidades elegían a sus obispos y en cada región la Iglesia vivía unas características distintas. Es decir, había unidad, pero no unitariedad. Incluso hay textos que apuntan a que había mujeres que presidían la “cena del Señor”, es decir, la misa…y fíjate ahora cómo anda el patio.

En el Credo los cristianos decimos que creemos en la Iglesia, pero no decimos que creemos en el papa o en los obispos o en los curas…no; creemos en la Iglesia.

Y la Iglesia hoy sigue teniendo cosas extraordinarias: parroquias al servicio de la gente, personas dedicadas a los pobres, voluntarios que entregan la vida por los marginados, familias que acogen a otros…y también tiene cosas que no están bien: poder de algunos eclesiásticos, descalificaciones de personas, normas poco serias que se quieren imponer a todos, alianzas con el poder… Esas cosas las debemos denunciar, criticar. Y esto lo debemos hacer los cristianos en primer lugar. Si como cristiano lo callo…es que no amo a la Iglesia como debo. Una cosa es ser cristiano y la otra comulgar con ruedas de molino.

Pero mira, hay dos cosas que nunca agradeceré lo suficientemente a esta Iglesia que considero madre y comunidad: una primera es que me ha dado a conocer a Jesucristo. A pesar de sus limitaciones y sus fallos, de su historia convulsa y frágil, la Iglesia me ha enseñado quién es Jesús y me ha apoyado en los momentos de mi vida en los que he andado desorientado.

Por otra parte, la Iglesia ha tenido y sigue teniendo mártires, personas que han dado la vida y han derramado su sangre por la fe en Jesucristo. Cada año mueren alrededor de 40 misioneros asesinados por su fe, también otras personas que no son misioneros son asesinados por el mismo motivo. Si a la Iglesia se le persigue no es porque vaya a bautizar negritos en el Tercer Mundo sino porque anuncia a Jesús de Nazaret y, consiguientemente, anuncia que todo ser humano es hijo de Dios y tiene derecho a que se le respete su dignidad. Y eso siempre es molesto.

Querida Alba soy cristiano también porque en la Iglesia me he encontrado personas extraordinarias. Tú misma te conociste emocionada hace poco días a Maite, cuya hija de menos de 40 años está en Etiopía dando la vida por niños a los que esté primer mundo ha condenado al Sida y a la miseria. Hace pocos días estuve en casa de dos religiosas mayores. En su pueblo una señora anciana que está sola había tenido una caída y se había roto los dos brazos quedando así totalmente imposibilitada. Las monjas no lo pensaron ni un momento, la acogieron en su casa y la señora accidentada está viviendo con ellas siendo cuidada con una ternura sin alharacas ni propagandas.  Eso es la Iglesia.

Jesús dijo que en su comunidad el que quisiera ser el primero que fuera el último y el que quisiera ser importante fuera el servidor de todos. Es cierto que en la Iglesia no faltan jerarcas purpurados que exhiben mando y lejanía de la gente, que se visten con trajes caducos y cuando hablan duermen a todo hijo de vecino, que condenan a los jóvenes y les encantan los tiempos pasados. Pero también es cierto que en la Iglesia hay gente sencilla y buena, valiente y generosa, gente que acoge sin peguntar, que son servidores de los demás.

Hay mucha gente así, más de la que puedas imaginar. Ellos me ayudan a ser cristiano. Junto a ellos el pan sabe más a pan, el vino más a vino…y la vida más a Jesús de Nazaret.

 

JOSAN MONTULL