Publicado en Reflexiones en voz alta

SER UN CURA EN MEDIO DE LOS CHAVALES (1)

SER UN CURA EN MEDIO DE LOS CHAVALES (1)

 

He querido recuperar un artículo de hace unos años. Varios habían expresado sus ganas de verlo publicado en el blog. Soy consciente de que es muy teológico y es muy largo. Tal vez alguien pueda darle alguna utilidad. Prometo (no sé cuándo) una segunda parte, reflexionando sobre mi vida con los chavales entre los cuales ando en estos momentos.

 

Un día cualquiera.

Suena el despertador y casi a tientas entro en la ducha. Voy luego a la meditación con mis hermanos y, a decir verdad, tengo que hacer esfuerzos para no dormirme en este día de invierno. Salgo a la calle y necesariamente me espabila el frío cuando camino deprisa para compartir la Eucaristía con una comunidad de religiosas. Intento concentrarme antes de la celebración: Santo Dios, el día que me espera –pienso-: clases, Teatro, volver a las tantas…menos mal que mañana es sábado.

Comienzo las clases de Religión con chavales de 3º de la ESO (ya no sé cuántos años hace que enseño religión… ¿25?…?. Los chavales siguen bien la clase, sobre todo cuando les cuento una historia. Ellos saben que es fácil engatusarme diciendo Cuéntanos una historia. Yo me dejo engatusar, tendré que apuntar luego la historia que les he contado y el grupo al que lo he hecho para no repetirme. Acaba la historia y digo Venga, coged el cuaderno que vamos a escribir un poco, comienzan las protestas cariñosas. Cuando voy a empezar a dictar una cría no ha sacado nada y está hablando y riendo con el vecino. Le llamo la atención y me contesta en seguida Mira, trata de entenderme, no te pongas así porque soy hiperactiva diagnosticada. Me río. No sé si será verdad, pero yo firmaría el diagnóstico.

De nuevo, otra clase. Más de lo mismo. Buen rollo y los últimos cinco minutos, nervios y miradas tiernas a los bocadillos que van asomando tímidos, como víctimas que serán sacrificadas en el patio. Suena el timbre. Al patio. Busco a Andrei, a Mohamed y a Juan Carlos. Están muy contentos, van a perder tres horas de clase. Cargamos los baúles del teatro en la furgoneta. Hay telas, hierros, cables…Dios quiera que no nos pare la Guardia Civil. Llegamos al pueblo. Casi no hay nadie. Vamos al bar donde se representará La niña que riega las albahacas. Vamos poniendo las cosas con una precisión matemática (ya lo han hecho muchas veces). Esta vez nos falta la cabra de goma espuma que hemos llevado otras veces. La Compañía que nos la dejó nos la reclamaba y la hemos devuelto. Era una cabra sonriente, preciosa, de tamaño natural y cara simpática.  El escenario está listo. Nos invitan a una coca cola y salimos de nuevo para la Escuela. No corras, me dicen, así nos picamos también la última hora. Les digo que yo tengo clase a última hora y manifiestan disgusto.

Son las cinco de la tarde. Van llegando coches de padres y algún profe. Somos 22 personas en total. La representación empieza a las 7 de la tarde; vamos allá. Llegamos al pueblo y vamos al bar en donde será la actuación. En un cuartito minúsculo las 22 personas se van preparando. Hay bullir de vestidos y maquillajes. La gente del pueblo va llegando poco a poco. En las sillas de delante se han sentado los críos.   Son las siete y tres minutos, el respetable no puede esperar, sería una descortesía; vamos allá. El público ríe el primer chiste; ya está, ya los tenemos en el bolsillo. Aplausos, risas. Al cabo de media hora entra pálido Rubén en las cortinas en las que nos agazapamos los traspuntes.

¿Y la cabra?, falta la cabra.

No hay cabra, le digo, la hemos tenido que devolver.

¿Pero cómo vamos a actuar sin la cabra en la escena en la que entra una cabra?

No sé, sal tú de cabra, tío, sal tú de cabra.

– ¿Qué? Si yo hago de escudero.  

Venga, pon cara de cabra.

Sale Rubén al escenario y pone una cara de cabra memorable. Va comiendo hierba del suelo y, estirando el cuello, la masca tranquilamente mirando al infinito. El público ríe divertido y aplaude frenéticamente. La nueva cabra es un éxito, por ahora a ella se le han dedicado las mejores ovaciones. La cabra de goma espuma ya no volverá a salir, su contrato ha sido rescindido por obra y gracia de Rubén y su careto.

 

Se cierra el telón. Nos dicen que tenemos la merienda preparada. Primero recogemos, luego merendamos. Así lo hacemos. Todo embaladito. Es más fácil recoger esta tarde. Hay más coches. Profes y padres colaboran. Subimos luego a merendar con la gente del pueblo. No falta de nada. Nos ponemos como el hijo del esquilador y nos echamos unas risas. Luego viene Roberto y me dice que quiere bajar con el primer coche, que le acaban de enviar un mensaje diciendo que a las 9 hay una pelea en una plaza solitaria. Que la María y la Laura se van a pegar. Al parecer Laura dijo que la otra era una tal y una cual; se ve que se han enviado anónimos por el Watssap y ahora se ha descubierto todo.  Así que se prepara una gorda. Van a ir los amigos de una y de la otra. Una es de 2º de la ESO, la otra es de 3º.

Intento poner cara de serenidad y, a pesar de que le miro con aparente tranquilidad, creo que me parezco a la cabra del espectáculo. ¿Cómo dices?, ¿Cómo dices?.  Al cabo de un rato sale el primer coche. En el coche va Roberto. Tal vez, si se da prisa el conductor, lleguen a ver la pelea.

 


 

En mi origen, los jóvenes.

Han cambiado mucho las cosas desde que entré en la Congregación Salesiana. Profesé hace casi 40 años y lo hice con una ilusión extraordinaria. Había hecho dos años de postulantado en la Residencia Provincial de Niños de Huesca y allí, viviendo codo a codo junto a 70 chavales con una situación familiar adversa, experimenté cómo Dios me hablaba al corazón y me animaba a seguirle siendo salesiano. Los dos años de vida en medio de aquellos chicos me hicieron caer en la cuenta de que el estilo educativo y espiritual de don Bosco eran un regalo de Dios para la Iglesia; y eran para mí una llamada a seguir a Jesús.

A pesar de los 300 kilómetros de distancia, un buen grupo de aquellos chavales de la Resi me acompañaron en Terrasa el día de mi profesión. Creo que les debo a esos chavales gran parte de mi vocación.

Cuando hace unos años fallecieron mis padres (primero mi padre y luego mi madre), fueron varios grupos de jóvenes los que entraron y sacaron los féretros de ambos de la Iglesia, ocupando así el tradicional puesto reservado a los familiares. Intuyeron que, al ser yo hijo único, eran ellos los que, por derecho propio, eran mi familia y tenían que portar el féretro.

Siempre, por tanto, he tenido la certeza de que los jóvenes han sido en mi vida una mediación de Dios extraordinaria, yo me atrevería a decir que la mediación más genuina. Los chicos y las chicas con las que he compartido y comparto mi vida se convierten en sacramento de la presencia de Jesús en mis historia; sacramento que, como ocurre con la Eucaristía, hay que amar, compartir y abrazar.

Cuando repaso cómo vivo mi fe en medio de los chavales, hay varias cuestiones que creo son para mí fundamentales:

 

Nuestra Historia actual es Sagrada. La Historia siempre lo es.

A veces, es cierto, en estos años en los que vamos a la intemperie de la fe, añoramos otros tiempos, nos gustaría que los jóvenes tuvieran un sentido de pertenencia de Iglesia mucho mayor; pero descubrimos con pena que la Iglesia se ha convertido para muchos en una institución irrelevante. No les dice nada.

Sin embargo estos son tiempos de Dios. No hay en la vida dos historias, una religiosa y otra profana; no se trata de que los religiosos nos sumerjamos en una supuesta historia religiosa y dejemos a un lado la que no lo es. Toda la historia es de Dios, también la actual. Éste es un tiempo de Dios, el mejor de los tiempos. Nuestro siglo XXI está haciendo Historia Sagrada.

Creo que a veces corremos el riesgo de decirnos Dediquémonos a lo específicamente catequético, a lo religioso, a lo que es nuestro. No sé, creo que todo es nuestro, que compartir la vida diaria con los chavales, manifestando mi fe en la entrega y en el afecto es necesariamente evangelizador. Para vivir mi fe no tengo que dedicarme al anuncio explícito del Evangelio, (también lo hago); son los chavales los que me recuerdan mi fe y me obligan a actualizarla.

Pienso en Don Bosco. Marcada su vida por un sentido de Dios permanente, compartía el juego, el trabajo, el afecto y la celebración de la fe con los jóvenes. Pero en todo vivía como cristiano, no sólo en lo celebrativo o en la catequesis.

 

El pueblo de Israel vivió una relación de amistad con Dios.

En la Sagrada Escritura nos encontramos con el misterio de un Dios que se manifiesta fundamentalmente en la relación histórica: elige a un pueblo para que lleve adelante un plan de libertad. Ese pueblo no es precisamente santo, ni tiene mérito alguno para ser elegido. Claro que la elección comporta un compromiso, no un privilegio. A pesar de que no siempre Israel lo vea así, Dios nunca le deja de su mano; siempre le acompañará en su devenir histórico.

Por otra parte, Dios compromete a personas concretas del pueblo para que sean artífices de su libertad. Así, Moisés, los profetas y otras personas son llamadas por Dios para que sean protagonistas de su Historia. Dios se manifiesta como Padre, no como paternalista que saca las castañas del fuego a sus hijos.

Dios, pues, se hace Historia; no es posible vivir la fe al margen de la misma.

 

La vida de Jesús no es solitaria, está llena de relaciones.

La vida toda de Jesús es la radicalización de ese estilo de Dios. Se hace Historia de tal manera que se encarna en la Historia, es uno más de su pueblo, se compromete con los sencillos y, siguiendo la pedagogía de Dios, compromete a otras personas para que le sigan y construyan el Reino.

Jesús nos enseña cómo relacionarse con Dios, cómo encontrarse con El.

  • mirando la vida con ojos nuevos (la viuda que echa dinero en el cepillo del Templo).
  • comiendo con los excluidos (las comidas con los publicanos).
  • acogiendo y perdonando sin preguntar (a la pecadora arrepentida).
  • gritando contra la injusticia (la expulsión de los vendedores del Templo).
  • alentando la vida (levántate y anda… hoy la salvación ha entrado en esta casa).
  • saltándose la Ley para liberar a las personas (tocando leprosos, curando en sábado, sanando endemoniados…)
  • rezando (desde la gratitud, la pena, la filiación, en la soledad o celebrando la fe con los amigos que luego le abandonaron)
  • muriendo como ellos en la muerte más pobre y despreciable.

 

Jesús vive su fe en la Historia, situándose en los márgenes de la misma. A Jesús no le aplaudió la institución religiosa del momento. Su fe le llevó a vivir en un conflicto permanente donde las instituciones no acababan de apoyar aquellos gestos tan profundamente humanos que necesariamente abrían a Dios.

 

Los jóvenes son un terreno para vivir la fe.

Por eso creo que entre los jóvenes uno puede encontrar un marco extraordinario para vivir la fe. Porque valoran los gestos humanos, porque están desprovistos de formalismos, porque necesitan quien se acerque a su Historia y les tome de la mano, aun con el riesgo de equivocarse, porque son víctimas de una sociedad que ensalza la juventud y, paradójicamente, les manipula, porque son incómodos para las instituciones… no me resulta extraño que don Bosco se encontrara bien con los chavales, así lo decía, y no fuera entendido por muchos sectores de la Iglesia. La relación con los jóvenes da la posibilidad extraordinaria de vivir la fe a la intemperie, sabiendo que la propia institución eclesial no acaba de entender muchas de las formas que viven los chavales.

Desde este margen de la Historia, me hago preguntas sobre cómo vivo yo mi fe. Los verbos con los que recordaba las acciones de Jesús son para mí motivo de interrogantes:

  • Mirando (¿cómo miro a los chavales?)
  • comiendo (¿dónde comparto mi vida con los jóvenes?)
  • acogiendo y perdonando (¿cómo recibo a los chavales?)
  • perdonando (¿cómo condena la sociedad?, ¿cómo perdono yo?)
  • gritando (¿dónde clamo contra la injusticia? ¿qué me juego yo por la vida?
  • alentando la vida (¿con cuántos chavales ya he tirado la toalla?… ¿soy capaz de animar a aquellos que dan la sensación de que no tienen solución?
  • saltando la ley (¿Soy tan formalista que no quiero abandonar el terreno en el que me siento seguro para acudir a su terreno si me permiten la entrada?)
  • rezando (¿dónde rezo, ¿doy gracias por los chavales y por su vida?, ¿rezo por los chavales que no rezan?)
  • muriendo (¿cuál es mi cruz, mí muerte de cada día?)

 

Una novedad, una esperanza.

Hay ahora una novedad: la distancia que la Iglesia ha vivido de los jóvenes durante años empieza a cambiar.

El pontificado de Francisco está resultando extraordinario. Es cierto que muchos sectores de la Iglesia están caducos y alejados de los chavales…pero algo está cambiando. Amo apasionadamente a la Iglesia, pero vero que tiene que cambiar muchos estilos y normas. Entiendo perfectamente esa irrelevancia de la que antes hablaba. Las formas, los ritos, los lenguajes, la moral, los estilos eclesiásticos son en nuestro momento histórico, cuando menos, desfasados.

Me apena que en la Iglesia vivamos esta situación. Por eso, vivir la fe en medio de los jóvenes me lleva a una doble situación; por un lado, quiero ser para los jóvenes un testimonio de un seguidor de Jesús, de un cristiano; creo que la Iglesia guarda para la Humanidad un mensaje de esperanza extraordinario y quiero transmitirlo.

Por otro lado, como salesiano que vivo con jóvenes, tengo la obligación de anunciar a la comunidad cristiana la existencia de una juventud que en el siglo XXI se manifiesta desorientada y alejada de la Iglesia y esto nos obliga a hacer un examen de conciencia y a corregir lo que sea menester para, como dice Francisco, ir a las periferias. Los jóvenes son una palabra de Dios para la Iglesia. Si hacemos tantos ritos en los sacramentos y cuidamos tanto los detalles de la liturgia, deberíamos tener para con los chavales una actitud de reverencia (no de condescendencia) y amarles profundamente.

Hay más novedades que me suscitan esperanza. Son los inmigrantes. La llegada a nuestro país de tantos jóvenes que llegan con otra cultura, otra religión y otras costumbres son para mí un motivo de renovación. Esos chicos y chicas tienen en común una cosa: son pobres; han salido de su tierra urgidos por la miseria que padecen. Su presencia en nuestros ambientes espolea mi fe y se convierte en acicate para acercarme de nuevo a los jóvenes dando lo mejor de mí mismo.

En esta Historia Sagrada de nuestros días, creo que la inmigración es una palabra de Dios que llega con mucha nitidez a nuestra vida. Muchos de ellos son creyentes…podremos compartir muchas cosas. Al fin y al cabo, la fe es un camino y compañeros de camino te los encuentras en cada recodo.

 


Vamos llegando cansados y contentos al Cole. Descargamos las cosas. Dentro de 15 días vamos a otro pueblo a actuar, luego haremos una cena para todos. El domingo varios actores vendrán a celebrar la Eucaristía -pocos-, luego jugaremos al futbolín y reiremos un rato. Cuando ya me voy a dormir, me llama Roberto: efectivamente, ha habido pelea. Ha ganado María, le ha llenado a Laura la cara de arañazos y la ha tirado al suelo varias veces. No ha podido ver mucho porque había un montón de gente.  Cuando ya se han ido las amigas de la que ha sido derrotada humillantemente, ha quedado un buen grupo de gente y se han liado unos canutos. A mi me han invitado pero yo no he querido, ya sabes que no fumo.

Me siento un rato ante la tele; no sé qué programa es. En la pantalla todos gritan, se insultan y se amenazan con denuncias.

Vuelvo a la capilla donde empecé soñoliento la jornada. Gracias por todo lo de hoy, gracias por la gente y por los chavales. Qué mal están algunos. Cuídalos Tú, Señor; cuídalos Tú. Al fin y al cabo no son mis hijos, son los tuyos.

“No es el vídeo de la representación de la que hablo en el texto, pero si es el mismo grupo y alguno de los mismos chavales”

Josan Montull

Anuncios
Publicado en Reflexiones en voz alta

POR QUÉ SOY CRISTIANO (2)

POR QUÉ SOY CRISTIANO (2)

Link parte 1

Querida Alba:

Te empecé a escribir hace unos días explicándote los motivos que tenía para ser cristiano. Te hablé de mi fascinación por Jesús de Nazaret y de cómo su figura es siempre una provocación mi fe. Pero por no ser pesado omití un tema que me parece fundamental.

Y es en este camino de la fe -que no siempre es fácil- me ayuda (no te lo vas a creer) la Iglesia. Sin ella no sabría ser cristiano.

Ahora sí que te he desilusionado…ahora sí que ya no te parezco tan normal. Hasta ahí podríamos llegar, dirás. Cómo es posible que un Iglesia vieja y carrinclona pueda animarle la vida a alguien. Cómo desde el Vaticano, desde las riquezas y desde posturas históricas de tanto poder y colaboración con la injusticia, la Iglesia puede animar la fe de alguien.

Bueno, déjame que te explique. En primer lugar tendríamos que concretar qué queremos decir cuando hablamos de Iglesia. Normalmente nos referimos a la jerarquía y a las personas consagradas a través de unos votos. Es decir, cuando pensamos en la Iglesia automáticamente pensamos en los curas, el Papa, los obispos; es decir, en los “profesionales de la religión” y en los que mandan, y estos, además, son varones.

Cuando hablamos así, estamos hablando del uno por mil de la Iglesia. La inmensa mayoría de los cristianos no son ni curas ni monjas, ni obispos. Yo, cuando hablo de la Iglesia pienso en familias cristianas, en voluntarios generosos, en adolescentes que buscan, en personas mayores que tienen esperanza en Dios, en enfermos que sufren, en catequistas, en solteros, en misioneros…es decir, en miles de personas…también en curas, monjas, obispos y el Papa.

Juzgar a la Iglesia pensando sólo en la jerarquía es como juzgar a las personas que generosamente militan en un partido político teniendo en cuenta sólo las actuaciones de los poderosos de ese partido que -por su responsabilidad- puedan estar cobrando una pasta, teniendo una gran vivienda gratis, dietas en todo y además vayan en coche oficial.

Ahora tenemos un papa formidable, un auténtico profeta, sencillo y bueno, que es admirado por todos. Tampoco podemos juzgar a la Iglesia sólo por lo que hace un papa, aunque sea bueno.

No, no podemos juzgar así. Es más, cuando la conciencia nos lo pida, debemos disentir. Amar a la Iglesia a mí me lleva a criticar desde el amor las decisiones que no entiendo, sabiendo que también yo soy infiel. Amar a la Iglesia no quiere decir ser más papista que el Papa, ni creer que siempre la voz de los obispos es la voz de Dios. Nunca ha sido así. Desde sus orígenes la Iglesia ha ido creciendo en el marco de la tensión interna. El mismo apóstol Pablo le llama la atención a Pedro porque éste no acababa de aceptar a los extranjeros que se hacían cristianos…y Pedro era el papa. Las primeras comunidades elegían a sus obispos y en cada región la Iglesia vivía unas características distintas. Es decir, había unidad, pero no unitariedad. Incluso hay textos que apuntan a que había mujeres que presidían la “cena del Señor”, es decir, la misa…y fíjate ahora cómo anda el patio.

En el Credo los cristianos decimos que creemos en la Iglesia, pero no decimos que creemos en el papa o en los obispos o en los curas…no; creemos en la Iglesia.

Y la Iglesia hoy sigue teniendo cosas extraordinarias: parroquias al servicio de la gente, personas dedicadas a los pobres, voluntarios que entregan la vida por los marginados, familias que acogen a otros…y también tiene cosas que no están bien: poder de algunos eclesiásticos, descalificaciones de personas, normas poco serias que se quieren imponer a todos, alianzas con el poder… Esas cosas las debemos denunciar, criticar. Y esto lo debemos hacer los cristianos en primer lugar. Si como cristiano lo callo…es que no amo a la Iglesia como debo. Una cosa es ser cristiano y la otra comulgar con ruedas de molino.

Pero mira, hay dos cosas que nunca agradeceré lo suficientemente a esta Iglesia que considero madre y comunidad: una primera es que me ha dado a conocer a Jesucristo. A pesar de sus limitaciones y sus fallos, de su historia convulsa y frágil, la Iglesia me ha enseñado quién es Jesús y me ha apoyado en los momentos de mi vida en los que he andado desorientado.

Por otra parte, la Iglesia ha tenido y sigue teniendo mártires, personas que han dado la vida y han derramado su sangre por la fe en Jesucristo. Cada año mueren alrededor de 40 misioneros asesinados por su fe, también otras personas que no son misioneros son asesinados por el mismo motivo. Si a la Iglesia se le persigue no es porque vaya a bautizar negritos en el Tercer Mundo sino porque anuncia a Jesús de Nazaret y, consiguientemente, anuncia que todo ser humano es hijo de Dios y tiene derecho a que se le respete su dignidad. Y eso siempre es molesto.

Querida Alba soy cristiano también porque en la Iglesia me he encontrado personas extraordinarias. Tú misma te conociste emocionada hace poco días a Maite, cuya hija de menos de 40 años está en Etiopía dando la vida por niños a los que esté primer mundo ha condenado al Sida y a la miseria. Hace pocos días estuve en casa de dos religiosas mayores. En su pueblo una señora anciana que está sola había tenido una caída y se había roto los dos brazos quedando así totalmente imposibilitada. Las monjas no lo pensaron ni un momento, la acogieron en su casa y la señora accidentada está viviendo con ellas siendo cuidada con una ternura sin alharacas ni propagandas.  Eso es la Iglesia.

Jesús dijo que en su comunidad el que quisiera ser el primero que fuera el último y el que quisiera ser importante fuera el servidor de todos. Es cierto que en la Iglesia no faltan jerarcas purpurados que exhiben mando y lejanía de la gente, que se visten con trajes caducos y cuando hablan duermen a todo hijo de vecino, que condenan a los jóvenes y les encantan los tiempos pasados. Pero también es cierto que en la Iglesia hay gente sencilla y buena, valiente y generosa, gente que acoge sin peguntar, que son servidores de los demás.

Hay mucha gente así, más de la que puedas imaginar. Ellos me ayudan a ser cristiano. Junto a ellos el pan sabe más a pan, el vino más a vino…y la vida más a Jesús de Nazaret.

 

JOSAN MONTULL

Publicado en Reflexiones en voz alta

POR QUÉ SOY CRISTIANO (1)

POR QUÉ SOY CRISTIANO (1)

Querida Alba:

Sin duda que te llamará la atención que escriba unas líneas dedicadas a ti a través de un blog como éste. Ya desde ahora te pido disculpas.

Pero es que cuando el otro día en clase de Reli, desde tus 16 años y tu desparpajo optimista, me dijiste que no entendías las religiones, que no creías en nada, que todos éramos pura química y que lo que de verdad te interesaba era el hacer el bien a los demás. Además decías que tampoco entendías a la Iglesia porque ésta se manifestaba siempre contra el progreso y la libertad y mantenía una visión de la sexualidad absolutamente pasada de moda. Que la condena al condón con el problema del Sida que hay te parecía mentira que se tuviera que oír hoy. Que te escandalizaba la actitud de muchos jerarcas que siempre andaban de aquí para allá condenándolo todo. Menos mal que el papa parecía buen tío.

Me dijiste también -y te lo agradezco- que veías en mí a una persona normal y a un buen tipo y que por eso no acababas de entender que yo fuera cristiano. Me dijiste todo esto y te respondí, pero luego creí oportuno reflexionarlo más despacio y decirte lo que pienso por escrito porque así le pudiera servir a otros.

De entrada, te agradezco tu sinceridad; con personas como tú, la clase de Religión, lejos de ser ese rollo patatero en donde a veces se nos quiere encasillar, se convierte en algo vivo y apasionado que puede llegar a tocarnos el corazón.

Por eso quiero escribirte, porque tus ideas son las de mucha gente de tu edad y porque yo, como dices, soy cristiano y quiero explicarte desde la amistad que ser cristiano hoy no es ni un fanatismo ni algo pasado de moda.

De entrada soy cristiano porque mis padres me enseñaron a serlo. Y me lo enseñaron con el ejemplo de sus vidas. Ellos siempre fueron generosos y buenos. Daban gracias a Dios por lo que tenían (que era muy poco) y lo compartían con alegría. La presencia de Dios en mi vida y el amor a Jesucristo fue algo normal en mi niñez.

Claro que tuve 16 años, como tú, y me rebelé contra todo y contra todos, también contra la Iglesia y contra lo que mis padres me habían enseñado. Pero, aun entonces, me quedó Jesús.

La figura de Jesús siempre me fascinó. Incluso cuando no entendía a Dios, a la Iglesia, a mis padres y a la vida, Jesucristo seguía siendo un desafío difícil de rechazar. Y eso me sigue ocurriendo hoy: la figura de Jesús es lo que me ayuda a ser cristiano, lo que me ayuda a entender mi fe y a no pararme nunca en el camino de la vida. Jesús es un revolucionario de la Historia. Su vida sigue hoy siendo una provocación. Su amor a los pobres, su denuncia de la injusticia, su libertad permanente, su cercanía con los marginados, su alegría compartida, su respeto profundo por las personas humanas (publicanos, prostitutas, romanos…), su familiaridad con Dios, su ternura con los enfermos, su crítica a los profesionales de la religión, su ilusión por la vida y su opción decidida por los oprimidos siguen siendo para mí un empujón que me anima a seguirle y me hace sentirme más vivo. Siguiendo a Jesús experimento la cercanía de Dios, te lo aseguro. En la vida de Jesús descubro el latido de un Dios cercano que nos quiere entrañablemente y nos anima a vivir de una forma humana.

Jesús no fue un teórico de la religión (imagínate, le mataron en nombre de Dios). fue un apasionado de la vida que, con sus palabras y sus hechos, nos dio a conocer que cuando nos amamos, cuando rompemos las barreras humanas y nos acercamos como hermanos, cuando nos perdonamos y construimos un mundo más justo…entonces estamos experimentando a Dios.

En la Biblia sólo hay una definición de Dios, nos la da san Juan que se atreve a decir que Dios es amor. Ya ves tú. Dios podrá ser omnipotente, omnisciente, eterno, todopoderoso, y todas esas cosas difíciles de entender…pero san Juan acierta: Dios es amor, así de sencillo. Y por eso, cuando veo que la vida de Jesús fue una defensa apasionada del amor hasta derramar la sangre, descubro que en Jesús me encuentro con el misterio de Dios.

Eso me hace descubrir que cuando amamos estamos cerca de Dios. Creo que tú, que eres generosa, sensible y buena, también lo estás. Y creo que las personas de otras religiones, los ateos, los agnósticos y los indiferentes, cuando aman de verdad están junto a Dios.

Lo que importa no es creer, lo que importa es amar.

Por eso creo que las religiones están llamadas a trabajar juntas por un mundo en paz. Es en la defensa del amor y la justicia donde las religiones se pueden encontrar. Quiero mirar con profundo respeto a los musulmanes, budistas, judíos y a todas las confesiones cristianas sabiendo que el amor es más importante que las ideas. El amor es la cumbre hacia la que caminamos, las religiones son las sendas a través de las que ascendemos. Si absolutizamos nuestra senda nunca nos encontraremos y además nunca alcanzaremos la cumbre.

Querida amiga, soy cristiano, sí. Para mí ser creyente no es sólo creer que “algo tiene que haber”, ni tan siquiera creer en Dios. Para mí, ser creyente es seguir a Jesús de Nazaret e intentar vivir en comunidad haciendo que mis gestos y mi vida sean un reflejo de sus gestos y su vida. Así, te lo aseguro, soy feliz.

Y a esto –que no siempre es fácil- me ayuda (no te lo vas a creer) la Iglesia. Sin ella no sabría ser cristiano.

Ahora sí que te he desilusionado…ahora sí que ya no te parezco tan normal. Hasta ahí podríamos llegar, dirás. Si quieres te lo explico…pero eso tendrá que ser en el próximo artículo.

Link parte 2

JOSAN MONTULL

Publicado en Reflexiones en voz alta

ABUELOS Y ABUELAS

Abuelos y abuelas

Existen los abuelos. Los encontramos en muchas casas, en muchas familias, en muchos ambientes. Han acumulado años de historia, de vida, de sinsabores y esperanzas y aguantan el tipo con dignidad. La edad, canalla, les juega malas pasadas, y lo que antes eran reflejos rápidos y pasos decididos se convierten ahora en gestos tímidos y torpes, cargados de poesía y de profunda humanidad.

Un día, hace mucho tiempo, empezaron a hablarles de Dios a sus hijos. Era algo natural, sencillo. El ambiente y la vida de aquellos años favorecía una fe que la ósmosis transmitía. Fueron contando historias de Jesús, de su bondad y su amor, del drama de la cruz y de la alegría de la resurrección. Acompañaron a los hijos a su primera comunión con la ilusión a raudales e hicieron una fiesta sencilla, con canelones y pollo como manjar. Guardan la foto en la mesilla de noche y en el corazón. Se sentían orgullosos al ver a sus pequeños en la misa haciendo de monaguillos, muy formalitos ellos.

Y los más de ellos les llevaron al altar. Se emocionaron y recordaron en la Iglesia a los seres queridos que ya no estaban mientras celebraban la boda de sus retoños. Otros, sin entender el mundo que les tocaba vivir fueron al Juzgado o al Ayuntamiento y tuvieron que renovar la fe en sus hijos como la tenían en Dios del que tanto les habían hablado.

Y un día sus hijos les hicieron abuelos. Y el cariño, la ternura y el amor se renovaron con los hijos de sus hijos. Se estremecieron cuando los tomaron en brazos y, casi sin quererlo, les hicieron la señal de la cruz en la frente.

Sufrieron porque el bautismo de los nietos parecía que no iba a llegar nunca. Por fin, llegó, y renovaron la ilusión. Se desconcertaron al ver un banquete desmedido y un ambiente en el que en la fiesta se hablaba más del vino que de Jesús.

Y fueron creciendo con sus nietos. Y pasaron con ellos muchas horas, cuidando, acompañando, amando. Y siguieron testimoniando la fe. Volvían a hablar de Dios, de la Virgen, de los Santos…les empezaron a acompañar a la Iglesia, pero no daba la sensación de que a los padres de las criaturas les hiciera mucha gracia.

Y llegó la comunión de los nietos. Volvieron a encontrarles ante el altar, rodeados esta vez de fotógrafos y de cámaras…y en el Restaurante llenaron de agasajos y regalos a las criaturas en una fiesta en la que no faltaron los animadores y los agasajos.

Y, de nuevo, los padres de aquellos retoños se acomodaron en el silencio. Dios no aparecía en la casa…Los nietos crecían en medio de la indiferencia religiosa de sus progenitores. Y allí estaban los abuelos, volviendo a hablar de Dios, cada vez con la voz más queda y frágil. Aunque las criatura, más creciditas, les decían “abuelo, abuela…ya nos lo habéis contado”.

Existen los abuelos. Son héroes callados que anuncian a tiempo y a destiempo a Jesucristo en medio de un ambiente con frecuencia hostil o indiferente. Rezan, animan, acompañan, aman, dan, se emocionan…y testimonian a Jesús de Nazaret. Sus nietos son su parroquia, su testimonio es su predicación.

Cuando tantos educadores de la fe se desaniman, cuando los llamados agentes de pastoral quieren tirar la toalla, cuando tantos educadores cristianos ya no saben cómo hablar de Dios, el testimonio silencioso de los abuelos y abuelas se convierte en una lección de fidelidad extraordinaria.

Bendita Iglesia, que en estos hombres y mujeres tiene unos militantes extraordinarios.

Josan Montull

¡Muchas felicidades a todos los llamados Joaquín y Ana, y a todos los abuelos del mundo!

Publicado en Críticas de cine

Ignacio de Loyola

Militante en la brecha: IGNACIO DE LOYOLA

Dirección: Paolo Dy y Cathi Azanza

Música: Ryan Cayabyab

Fotografía: Lee Meily

Reparto: Andreas Muñoz, Javier Godino,

Julio Perillán, Gonzalo Trujillo,

Isabel García Lorca, Lucas Fuica,

Mario de la Rosa,

Producción: Jesuit Communications Foundation

Filipinas 2017

 

El género hagiográfico sobre los santos ha gozado de gran popularidad incluso en estos tiempos. Muchos de estos films han sido seguidos por miles de fieles cristianos que han saboreado la grandeza de la vida de creyentes que les han precedido. También personas sin fe en la Trascendencia han experimentado en estas películas el placer del acercamiento a vidas de una grandeza ética extraordinaria. Cineastas clásicos como Dreyer o Rosellini, cineastas actuales como Joffe o Cavani han abordado desde perspectivas muy distintas la vida de estos grandes personajes de la Historia.

Con frecuencia muchos de estos films han sido utilizados en ámbitos escolares o parroquiales con más fines catequísticos que artísticos.

Este “Ignacio de Loyola” se presenta como una película difícil y profunda, más para ser degustada por espectadores iniciados en lo religioso o filosófico que para niños o jóvenes catecúmenos.

La película comienza con la infancia de Íñigo, marcada por un padre exigente y por la muerte de su madre y de un hermano. El afán de nobleza y de aventuras lleva al joven Loyola a una vida militar licenciosa, lejos de Dios y con una importante ausencia de moral. El honor, las batallas, los placeres banales y la victoria sobre el enemigo son los únicos motores de su vida.

Cuando en la batalla de Pamplona el joven es herido gravemente en una pierna, su vida se sume en el sinsentido y el vacío. Postrado en una cama y sintiéndose tullido, los supuestos valores sobre los que había edificado su vida se le antojan vacíos e insensatos. La reflexión del pasado, el remordimiento y el arrepentimiento marcarán un itinerario moral que le llevará a la búsqueda de una vida auténtica y a un compromiso con el Evangelio que por coherencia le hará afrontar los calabozos de la misma Inquisición.

Los filipinos Paolo Dy y Cathy Azanza codirigen este ‘biopic’ protagonizado por actores españoles a cuya cabeza está Andreas Muñoz que interpreta convincentemente a un Ignacio atormentado y buscador.

Hay en el film dos partes bien diferenciadas; en la primera, el joven militar vive aventuras bélicas y seductoras con una rapidez vertiginosa. Cuando los cañones franceses abren una brecha en las murallas de Pamplona, el joven e idealista soldado se pone en medio de la brecha para intentar frenar al enemigo. Está parte del metraje está marcada por una evidente falta de presupuesto que deja escenas como la batalla de Pamplona con una gran pobreza visual. Quiere aquí ser una película de aventuras que no acaba de enganchar y ser creíble por una producción muy escasa.

La segunda parte narra el periplo existencial de la conversión de Ignacio. En esta parte el film gana mucho y resulta ser mucho más convincente. Los directores nos dan a conocer que acoger el misterio de Dios en la propia vida es una batalla mucho más difícil que las que se libran con la espada y las armas de fuego. Tener que combatir contra uno mismo y contra la misma Iglesia a la que se ama no es sencillo.

Las voces en off del propio Ignacio, las reflexiones filosóficas y teológicas en voz alta, el juicio al que es sometido y que termina haciendo que los propios jueces se sientan juzgados…todo este itinerario moral y religioso está relatado con interés e inteligencia. Las imágenes recurren a la metáfora y a una plástica con efectos especiales bien construidos.

Ignacio irá descubriendo que ser cristiano es formar parte de otra milicia. La redención por la fe no se obtiene por una obcecación personal…pasa por la Iglesia, por más que ésta viva mil contradicciones. “No somos enemigos, estamos en el mismo bando” le dice Ignacio a uno de los inquisidores.

Interesante y más que correcta esta propuesta cinematográfica en torno a la vida de San Ignacio. No es una película de estampita…no es una hagiografía al uso; es el retrato de la conversión tormentosa de un hombre que fue capaz de revolucionar la vida de la Iglesia desde un amor crítico y desde una propuesta espiritual valiente y comprometida.

La brecha que en esa época se abría en la Iglesia era mucho más grande que la que había en la destruida muralla de Pamplona. En esa brecha, como en la de la capital navarra, se planta Ignacio para hacer frente con su vida a un estilo cristiano intolerante y prepotente que amenazaba la identidad de la comunidad cristiana.

Aquí sí acierta el film presentándonos a un Ignacio, herido pero erguido, cansado pero en pie, militante en la brecha para defender la vida de la Iglesia con las armas de la inteligencia, de la espiritualidad y del amor.

JOSAN MONTULL

Para más información podéis visitar la web de la pelicula :  http://www.peliculaignacioloyola.es/

 HACER CLICK EN LA IMAGEN INFERIOR PARA VER LA GUIA PARA PRENSA (Muy recomendable…)