Publicado en Críticas de cine

Ignacio de Loyola

Militante en la brecha: IGNACIO DE LOYOLA

Dirección: Paolo Dy y Cathi Azanza

Música: Ryan Cayabyab

Fotografía: Lee Meily

Reparto: Andreas Muñoz, Javier Godino,

Julio Perillán, Gonzalo Trujillo,

Isabel García Lorca, Lucas Fuica,

Mario de la Rosa,

Producción: Jesuit Communications Foundation

Filipinas 2017

 

El género hagiográfico sobre los santos ha gozado de gran popularidad incluso en estos tiempos. Muchos de estos films han sido seguidos por miles de fieles cristianos que han saboreado la grandeza de la vida de creyentes que les han precedido. También personas sin fe en la Trascendencia han experimentado en estas películas el placer del acercamiento a vidas de una grandeza ética extraordinaria. Cineastas clásicos como Dreyer o Rosellini, cineastas actuales como Joffe o Cavani han abordado desde perspectivas muy distintas la vida de estos grandes personajes de la Historia.

Con frecuencia muchos de estos films han sido utilizados en ámbitos escolares o parroquiales con más fines catequísticos que artísticos.

Este “Ignacio de Loyola” se presenta como una película difícil y profunda, más para ser degustada por espectadores iniciados en lo religioso o filosófico que para niños o jóvenes catecúmenos.

La película comienza con la infancia de Íñigo, marcada por un padre exigente y por la muerte de su madre y de un hermano. El afán de nobleza y de aventuras lleva al joven Loyola a una vida militar licenciosa, lejos de Dios y con una importante ausencia de moral. El honor, las batallas, los placeres banales y la victoria sobre el enemigo son los únicos motores de su vida.

Cuando en la batalla de Pamplona el joven es herido gravemente en una pierna, su vida se sume en el sinsentido y el vacío. Postrado en una cama y sintiéndose tullido, los supuestos valores sobre los que había edificado su vida se le antojan vacíos e insensatos. La reflexión del pasado, el remordimiento y el arrepentimiento marcarán un itinerario moral que le llevará a la búsqueda de una vida auténtica y a un compromiso con el Evangelio que por coherencia le hará afrontar los calabozos de la misma Inquisición.

Los filipinos Paolo Dy y Cathy Azanza codirigen este ‘biopic’ protagonizado por actores españoles a cuya cabeza está Andreas Muñoz que interpreta convincentemente a un Ignacio atormentado y buscador.

Hay en el film dos partes bien diferenciadas; en la primera, el joven militar vive aventuras bélicas y seductoras con una rapidez vertiginosa. Cuando los cañones franceses abren una brecha en las murallas de Pamplona, el joven e idealista soldado se pone en medio de la brecha para intentar frenar al enemigo. Está parte del metraje está marcada por una evidente falta de presupuesto que deja escenas como la batalla de Pamplona con una gran pobreza visual. Quiere aquí ser una película de aventuras que no acaba de enganchar y ser creíble por una producción muy escasa.

La segunda parte narra el periplo existencial de la conversión de Ignacio. En esta parte el film gana mucho y resulta ser mucho más convincente. Los directores nos dan a conocer que acoger el misterio de Dios en la propia vida es una batalla mucho más difícil que las que se libran con la espada y las armas de fuego. Tener que combatir contra uno mismo y contra la misma Iglesia a la que se ama no es sencillo.

Las voces en off del propio Ignacio, las reflexiones filosóficas y teológicas en voz alta, el juicio al que es sometido y que termina haciendo que los propios jueces se sientan juzgados…todo este itinerario moral y religioso está relatado con interés e inteligencia. Las imágenes recurren a la metáfora y a una plástica con efectos especiales bien construidos.

Ignacio irá descubriendo que ser cristiano es formar parte de otra milicia. La redención por la fe no se obtiene por una obcecación personal…pasa por la Iglesia, por más que ésta viva mil contradicciones. “No somos enemigos, estamos en el mismo bando” le dice Ignacio a uno de los inquisidores.

Interesante y más que correcta esta propuesta cinematográfica en torno a la vida de San Ignacio. No es una película de estampita…no es una hagiografía al uso; es el retrato de la conversión tormentosa de un hombre que fue capaz de revolucionar la vida de la Iglesia desde un amor crítico y desde una propuesta espiritual valiente y comprometida.

La brecha que en esa época se abría en la Iglesia era mucho más grande que la que había en la destruida muralla de Pamplona. En esa brecha, como en la de la capital navarra, se planta Ignacio para hacer frente con su vida a un estilo cristiano intolerante y prepotente que amenazaba la identidad de la comunidad cristiana.

Aquí sí acierta el film presentándonos a un Ignacio, herido pero erguido, cansado pero en pie, militante en la brecha para defender la vida de la Iglesia con las armas de la inteligencia, de la espiritualidad y del amor.

JOSAN MONTULL

Para más información podéis visitar la web de la pelicula :  http://www.peliculaignacioloyola.es/

 HACER CLICK EN LA IMAGEN INFERIOR PARA VER LA GUIA PARA PRENSA (Muy recomendable…)

 

Anuncios
Publicado en Críticas de cine

El último lobo

Aullidos fascinantes: EL ÚLTIMO LOBO

Título original: Le dernier loup.

Dirección: Jean-Jacques Annaud.

Países: China y Francia 2015.

Duración: 118 min. Género: Aventuras.

Interpretación: Shaofeng Feng (Chen Zhen),

Shawn Dou, Ankhnyam Ragchaa.

Guion: Alain Godard, Jean-Jacques Annaud,

Lu Wei y John Collee;

basado en la novela “Tótem lobo”, de Jiang Rong.

Producción: Jean-Jacques Annaud, Xavier Castano y William Kong.

Música: James Horner.

Fotografía: Jean Marie Dreujou.

Montaje: Reynald Bertrand

Ha llegado a nuestras pantallas un film sorprendente, “El último lobo” del realizador francés Jean Jacques Annaud.

Annaud es un buen narrador, conjuga unas imágenes impecables con argumentos dramáticos de una gran densidad. “El amante”, “Enemigo a las puertas”, “El nombre de la rosa”, “Siete años en el Tibet” son un buen ejemplo de ello. En ocasiones es capaz de presentar historias en las que, como en el caso de “En busca del fuego” los diálogos son sustituidos por gruñidos y aullidos que dejan a la fotografía y la potencia visual toda la responsabilidad de la historia que se cuenta.

Hace unos años estrenó “El oso”. El film, de una factura técnica impecable, conseguía que en una película realista y de aventuras, el protagonista fuera un animal y no una persona. “El oso” encandilaba porque la historia que contaba era absolutamente dominada por un animal que se interpretaba a sí mismo, sin ningún rasgo humano, y se convertía en estrella central de un relato sencillo y apasionante.

Algo parecido ocurre con su reciente película “El último lobo”, una producción franco china que otorga el protagonismo absoluto de la historia a los lobos y se convierte en una fábula ecológica interesante.

En 1969 el joven estudiante Chen Zhen es enviado a Mongolia Interior para educar a una tribu de pastores nómadas según las directrices políticas de Mao Tse Thung. Pronto Zhen se siente atrapado vivencialmente por una tierra mágica y por unas personas enraizadas en el paisaje con una espiritualidad y un sentido de la comunidad y de la naturaleza que le fascinan. El pretendido maestro se convierte en un aplicado alumno deseoso de aprender hasta límites extraordinarios. En esta Mongolia hermosa, Zhen descubre la relación sagrada entre los pastores, la tierra y los animales. Va descubriendo la sencillez y la autenticidad de la vida comunitaria y se va dejando abducir por la criatura más temida y respetada: el lobo. Cuando la autoridad maoísta china ordene la aniquilación de los lobos, Zhen –desoyendo los prudentes consejos de la tribu- acoge a una cría de lobo, lo cuida con cariño y le ayuda a crecer. Los cuidados de Zhen y la naturaleza salvaje del animal pronto entrarán en contradicción.

Estamos ante un film absolutamente espectacular. La fotografía es de una belleza extraordinaria. La música del siempre brillante James Horner sublima unos paisajes magníficos que fascinan al espectador desde los primeros fotogramas.

En la película se plantean temas de una cierta relevancia: la espiritualidad del pueblo mongol, el carácter sagrado e inviolable de la Naturaleza, la fuerza de los antepasados y su pervivencia tras la muerte, el respeto al equilibrio ecológico que, cuando se rompe, pasa factura. La Naturaleza se presenta como una realidad mística que hay que observar y venerar. La tierra aparece como madre a la que vuelven sus hijos.

La aventura humana de Zhen le hace cometer locuras y aprender de la experiencia de los mayores, poco a poco irá experimentando la difícil contradicción de lo que significa amar animales que pueden hacer daño a las personas a quien uno más ama.

Pero la película se queda ahí, no va mucho más allá. No encontramos en este film de Annaud una profundización en la vida de los personajes, en sus aspiraciones y sus miedos. Los seres humanos que aparecen no tienen una relevancia especial. Da la sensación de que a Annaud no le interesan demasiados esos hombres y mujeres de la historia. No cabe duda, el protagonista total y absoluto es el lobo, los lobos. Uno se admira al ver la complicidad de estos animales ante la cámara. Están tan bien filmados, sus miradas reflejan tantos sentimientos e instintos que da la impresión de que están actuando como expertos actores. No en vano el equipo técnico tuvo que vivir y convivir durante tres años con unos lobos con los que consiguieron confraternizar a pesar de la su ferocidad.

Tan bella como entretenida, tan fascinante como sencilla, tan grande como superficial, “El último lobo” es una buena película, digna de ser vista en una gran pantalla. Sus imágenes apasionan hasta el punto de que, cuando han transcurrido unos minutos, el espectador no sabrá si es él quien mira a los lobos de la pantalla o si lo lobos, con esos ojos sobrecogedores, están mirando a cada espectador.

JOSAN  MONTULL

Publicado en Críticas de cine

El chico del millón de Dolare$

El precio de las personas: EL CHICO DEL MILLÓN DE DÓLARES

 

Película: El chico del millón de dólares.

Título original: Million dollar arm.

Dirección: Craig Gillespie.

País: USA. Año: 2013.

Duración: 124 min.

Género: Biopic, drama.

Interpretación: Jon Hamm (J.B. Bernstein),

Alan Arkin (Ray), Bill Paxton (Tom House),

Lake Bell (Brenda), Bar Paly (Lisette),

Aasif Mandvi (Aash), Suraj Sharma (Rinku).

Guion: Thomas McCarthy.

Producción: Mark Ciardi, Gordon Gray y Joe Roth.

Música: A.R. Rahman.

Fotografía: Gyula Pados.

Montaje: Tatiana S. Riegel.

Diseño de producción: Barry Robison.

Vestuario: Kirston Leigh Mann.

Distribuidora: The Walt Disney Company Spain.

Hace poco tiempo el cineasta español Miguel Alcantud presentó una película titulada “Diamantes negros” en la que ponía al descubierto las tramas esclavistas con las que las empresas del fútbol traen a chicos africanos a Europa llenándolos de sueños de riqueza para dejarlos en el abandono más cruel a los que no triunfan, es decir, a casi todos.

Ahora el norteamericano Crai Gillespie, director de la original “Lars y una chica de verdad” vuelve a tratar el mismo tema pero de un modo mucho más cordial y menos crítico presentando una película moral propia del cine de Disney.

El film está inspirado en un suceso real.  El emprendedor agente deportivo J.B. Bernstein, amigo de una vida con lujos y de la falta de compromiso, ávido de descubrir buenos deportistas que le reporten una buena suma de dinero, se embarca en la aventura de organizar  un peculiar reality show en la India con el fin de encontrar jugadores de cricket indios que susceptibles de convertirse en lanzadores de béisbol profesionales en los Estados Unidos.

Tras su viaje a la India, selecciona a dos chavales con unas posibilidades extraordinarias y los lleva a estados Unidos. Pero la aventura no ha terminado para J.B. Berstein, porque tendrá ahora que aprender a cuidar de unos jóvenes pobres deslumbrados por lo más espectacular de la sociedad yankee y deseosos de complacer a J.B. para agradecer todo lo que ha hecho por ellos.

Estamos ate una película, si se quiere, convencional y previsible pero que no deja de ser un entretenimiento ágil cargado de buenas intenciones. Rodada en los dos países (India y USA) las escenas localizadas en la India resultan visualmente potentes y hermosas. La belleza de los paisajes se mezcla con los escenarios de miseria y con los primeros planos de los jóvenes Ray y Rinku, deseoso de triunfar.

A lo largo de todo el film hay una tensión de contrastes. Contrasta la sociedad hindú con la norteamericana, los paisajes de uno y del otro país. Pero también contrasta la moral de cada personaje: frente a la superficialidad y el vacío existencial de J.B. aparece la nobleza y la espiritualidad de los jóvenes hindúes. Mientras que para J.B. la vida no consiste más que en la búsqueda de beneficios económicos y de un una vida suntuosa y sin ningún compromiso, para Ray y Rinku valores como la familia, la devoción, la amistad, el agradecimiento y la lealtad marcan su historia. Incluso J.B. está a punto de abandonar a los dos chavales seducido por el talento deportivo –que no humano- de un mimado jugador que exige un contrato multimillonario. Pero la moral de Rinku y Ray consigue interrogar a J.B. que, acompañado por una vecina, Brenda, de la cual se enamora, va descubriendo que la fidelidad y el acompañamiento a las personas son más importantes que la esclavitud del dinero.

No le faltan al film momentos cómicos que contrastan con las escenas emotivas que surgen en el último tramo. Sorprende gratamente ver que en la trama, la oración y la fe aparecen con una normalidad absoluta, resulta gratificante que los chavales hindúes le comenten desde el afecto a J.B. que, si no reza y no tiene una visión trascendente de la vida, tendrá mucha dificultad para ser feliz. No en vano, el descubrimiento del talante humano por encima del talento deportivo de esos jóvenes lleva a J.B. incluso a rezar con ellos.

La película se ve muy bien aunque tal vez le sobre una parte del metraje. La música hindú de A.R. Rahman es magnífica y contundente. Estamos ante una historia con tópicos, sí, pero ante una narración con una gran vocación humana. Temas como la amistad, la honestidad, la fe, la lealtad, la superación y la redención van desfilando pedagógicamente en el film.

Como es habitual en este tipo de historias, en los rótulos de crédito finales aparecen los personajes reales en los que se ha basado la película y se cuenta cómo es la realidad actual que viven.

Muy apropiada para discutir con chavales y abrir debate con jóvenes. “El chico del millón de dólares” es una película amable y pedagógica que habla de cómo la bondad de unas personas puede convertir a otras.

Quizás en estos tiempos de búsquedas impúdicas de dinero fácil, de malversaciones, prevaricaciones y corruptelas, esta película sea un humilde canto a la bondad.

JOSAN MONTULL